Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enric Massip se saca la espina

El arquitecto Enric Massip (Barcelona, 1960) lo reconoció ayer: con el proyecto de la sede de Telefónica se saca la espina que llevaba clavada desde 2002. Massip firmaba entonces el hotel proyectado en la plaza del Fórum, cuya construcción suspendió el Ayuntamiento por problemas con la empresa adjudicataria. Así que, más vale tarde que nunca, vuelve "al origen de la ciudad, su puerta por la Diagonal". Ayer estaba exultante.

Diagonal 00 es el nombre de la por ahora última incorporación a la arquitectura de firma de Barcelona. "00 porque es el primer edificio de la Diagonal y el prefijo telefónico internacional", aclaró Massip.

Autor del pabellón de España en la Expo de Aichi (Japón) y de la futura cárcel de Tàrrega, el arquitecto ha ideado un edificio de 110 metros y 24 plantas que será vecino de otros tres emblemas del área del Fórum. Frente a frente tendrá el propio edificio Fórum, el triángulo azul de Herzog y De Meuron, cuyos vértices miden también 100 metros; detrás, la Spiralling Tower, un edificio de oficinas que recuerda a una pila de libros de la angloiraquí Zaha Hadid, y en diagonal, el hotel Princess, de Óscar Tusquets, de 109 metros, triangular y de fachada roja.

En inevitable diálogo con estas otras tres vacas sagradas Massip ha concebido un volumen de planta en forma de prisma y pisos diáfanos de sección irregular que generan, explicó, vacíos interiores que se reflejarán en la fachada, realizada con una malla transparente y de acero que, a falta de pilares, actuará como esqueleto del edificio, como ocurre en el hotel Arts.

De los vacíos, el mayor será el vestíbulo: 30 metros de altura mirando a la arista de la Diagonal, donde estará el acceso principal. "Quiero que la ciudad, en la línea de la plaza del Fórum, penetre en el edificio, que sea generoso con los ciudadanos", señaló Massip.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de octubre de 2006