Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer da a luz en Alcalá de Henares sin saber que estaba embarazada

Los médicos confundieron la gestación con gases, menopausia precoz y alergias

Griselda Navarro, nacida en Chile hace 42 años, se acostó el 14 de septiembre preocupada. Acababan de despedir a su marido y ella cada vez se encontraba peor de las náuseas, dolores y malestar general que sufría desde enero. También estaba harta de las pastillas que su médica le había recetado para la menopausia precoz, la alergia o los gases. A las seis de la mañana del día 15 ya no aguantó más y acudió al hospital Príncipe de Asturias, de Alcalá de Henares. Tras hacerle un análisis de orina, los médicos le dieron una noticia que casi la hace caer de la camilla: estaba embarazada y de parto.

"Ahora esto da para reírse, pero yo me siento muy burlada. Mi médica no me ha hecho caso y no hacía más que darme pastillas que, gracias a Dios, no le han hecho mal a la niña", explicó ayer Griselda en el cuarto piso sin ascensor con el que vive con su marido, Pablo, y sus otros dos hijos, Pedro Pablo, de 12 años, y Constanza, de 15.

Griselda asegura que en los últimos nueve meses sólo pensó una vez que pudiera estar embarazada. "Fue en mayo, cuando seguían los problemas estomacales y se lo comenté a mi médica. Pero ella no me hizo caso. Tampoco cuando poco después me salió un poco de líquido de los pechos. Decía que yo tenía menopausia precoz y que no podía quedarme en estado", añadió.

Sobre los cambios en su cuerpo, afirma ser "la primera sorprendida por no haber notado la gestación". "Yo ya tuve dos hijos en Chile y sí que sentí cambios. Pero ahora sólo me encontraba mal. La tripa no me creció [mide 160 centímetros y pesa 85 kilos] y es cierto que gané seis kilos, pero los médicos dijeron que era por retención de líquidos. Y la pobre niña no daba patadas ni nada, supongo que por la cantidad de medicamentos que tomaba".

La Consejería de Sanidad de Madrid descartó ayer ofrecer su versión sobre el caso. "La paciente ha presentado una reclamación y no podemos ofrecer públicamente los datos", explicó un portavoz que asegura que "no hay indicios de mala práctica de la médica que la atendió".

Fuentes especializadas, sin embargo, explicaron que "un análisis de embarazo es lo primero que debe hacerse a una mujer en edad fértil con estos síntomas, antes de iniciar cualquier tratamiento".

El origen del error médico podría estar en el diagnóstico hecho por el médico de familia anterior de Griselda, que a principios de 2005 le diagnosticó menopausia precoz. "Yo ya cambié de médico por eso, pero la nueva insistía en lo mismo", se queja Griselda.

La madre ha tomado durante el embarazo hasta 10 medicamentos por indicación de los médicos. Algunos eran para reducir los problemas estomacales, como náuseas o vómitos, que sufría. "También me dieron antihistamínicos contra la alergia que me dijeron que sufría, diuréticos contra la retención de líquidos, concentrado de soja contra la menopausia y otras pastillas para la circulación", cuenta Griselda.

En mayo, tras sugerir a su médica un posible embarazo, ésta le hizo unos análisis. "Me miró de todo, menos el embarazo. Me hicieron hasta cuatro análisis: el colesterol, las transaminasas y todo lo demás, que salieron altas y me dieron más pastillas", recuerda la mujer.

Griselda ha puesto el caso en conocimiento de la Asociación El Defensor del Paciente (Adepa), cuyos abogados presentarán hoy una denuncia contra la Consejería de Sanidad de Madrid, según un portavoz.

Mientras, Griselda y Pablo, se replantean su futuro. "Es curioso, pero hace poco lo hablamos. Habían salido los dos niños y yo le dije a mi marido: 'Pablo que nos quedamos solos. Tenemos que buscar nuevas ocupaciones'. Pensábamos ir a bailar a menudo y ya nos ves, volviendo a cambiar pañales", sonríe la pareja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de octubre de 2006