Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Machismo a costa de la botella

Comparaciones entre cerveza y mujer desatan una polémica en Salamanca

¿Por qué es mejor una cerveza que una mujer? "Porque la cerveza no exige igualdad, no se pone histérica una vez al mes, nunca se pasa de peso ni cambia de opinión, no tiene abogado ni se queja, ni grita, ni llora, ni tiene madre, ni moral"; y además, la cerveza "nunca tiene dolor de cabeza" y cualquier macho "puede tener la certeza de que es el primero en descorchar una cerveza". Así reza una publicación repartida en Salamanca para animar la asistencia a un festival de la cerveza que concluyó este fin de semana. El Periódico Bierfeste toma el nombre de una empresa encargada de organizar lúdicos encuentros alrededor de enormes jarras de la rubia universal y viandas alemanas. El texto incluido en las "páginas de humor" ha molestado la sensibilidad de un grupo de personas por su tono "machista".

La empresa organizadora de la fiesta califica las discrepancias de "falsas moralinas"

Para la empresa el asunto se ha sacado de quicio, "porque no sólo hay chistes machistas, también los hay feministas". En efecto. Vean algún ejemplo de por qué la cerveza es mejor que un hombre: "porque no pega el sida" y porque "puede emborracharte, pero no abusará de ti"; el botellín es comprensivo "cuando tienes la regla" y "nunca se queja de una mancha en la cama". Hay más sentencias, esto es sólo una muestra.

La fiesta se celebró en unos recintos municipales cedidos por el Ayuntamiento de Salamanca y el mismo alcalde, Julián Lanzarote, presta su imagen para la revista y saluda el evento como un "reclamo" para visitar la ciudad, que permite viajar a Alemania sin moverse de la Salamanca "abierta y permeable a todo tipo de iniciativas". Y nada más, dicen en el ayuntamiento. No opinan ni se hacen responsables de lo que pueda leerse en una publicación privada.

El asesor de Publicidad y Relaciones Públicas de la empresa Bierfeste, José Luis Ingelmo, dice esto sobre las personas que se han quejado por la página de humor: "Algunos individuos denotan una carencia de cultura en grado sumo; falsas moralinas, porque esto no hiere la sensibilidad ni el prestigio de la mujer ni del hombre; en cine y en teatro se pueden ver cosas peores. Hay espíritus y mentes farisaicas a montones que hacen de una nimiedad un río".

Ingelmo ratifica que se han repartido por Salamanca 150.000 ejemplares de esa publicación, "que incluye curiosidades sobre la cerveza, recetas, aspectos nutricionales y cosas que a la gente le gusta leer y aumentan la cultura y los conocimientos". Además, en la contraportada venían los precios de los productos que se podían degustar en la fiesta.

Cervezadas como ésta se celebran en más ciudades de España organizadas por la misma empresa, bajo carpas o al aire libre, con actuaciones musicales y humorísticas o sin ellas y el periódico presenta el acontecimiento. Ingelmo no cree que haya que quitar la página de humor. "¿Por qué? Si está dentro de la ley no creo que haya problema en aceptar cuatro chupinadas porque lo piense un grupo chiquito de gente. Tonterías, eso es sólo un falso conocimiento de lo que es femenino y masculino".

Uno de los vecinos que se ha quejado, entre cerca del centenar que firma una carta de protesta, Daniel de Tapia, profesor de inglés jubilado, discrepa respecto a las chupinadas. "Yo creo que no se puede perseguir el alcohol en las calles y luego consentir que se organice esto en zonas que se usan para el deporte y además, detrás de ese mensaje hay una actitud conservadora de quien se llena la boca hablando de igualdad pero a la hora de la verdad autoriza frases como éstas. Son machistas, no pueden evitarlo", explica. Y feministas, según algunos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de octubre de 2006