ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 14 de octubre de 2006
Crítica:

Virus pictórico

La mutación de la pintura y su presencia en diferentes soportes artísticos es el tema de esta exposición del Museo Marco de Vigo, con obras de artistas españoles nacidos en los sesenta.

El interminable y ya baldío debate sobre las sucesivas muertes y resurrecciones de la pintura ha dado pie a innumerables muestras y a todo tipo de opiniones sobre la supervivencia de la que durante siglos fue la técnica dominante en el arte. Hay que agradecer al comisario de la exposición Pintura mutante, Ignacio Pérez-Jofre, que no trate de sumarse a este debate mediante la enumeración de una serie de ejemplos de los caminos emprendidos por la pintura en los últimos años. En esta ocasión se trata simplemente de reunir las obras de varios artistas españoles, nacidos en su mayoría en la década de los sesenta, que han mostrado interés por conservar una cierta intención pictórica en sus obras. El objetivo es demostrar que las posibilidades de mutación de la pintura son casi infinitas.

PINTURA MUTANTE

Museo Marco

Príncipe, 54. Vigo

Hasta el 7 de enero de 2007

Y es que en el fondo puede que la pintura haya acabado por convertirse en una idea que puede prescindir de los límites del cuadro y del uso del pincel para ser expresada. Es inútil perderse en debates sobre lo que es o no es pintura sencillamente porque todo es opinable y no existe una autoridad superior a la que recurrir para que emita un veredicto. La hegemonía de la pintura durante tanto tiempo ha acabado por convertirla en un peligroso virus que tiene la propiedad de acabar contaminando todo a lo que se acerca. Su propagación acaba por convertirse en inevitable y se caracteriza por manifestarse de formas muy distintas según quien sea el artista que lo lleva en su interior.

En esta exposición encontramos ejemplos de obras que parecen esculturas, instalaciones o fotografías, pero que incluyen algún elemento -material o inmaterial- que les lleva a acercarse a la idea de pintura. Es el caso, por ejemplo, de la santanderina Arancha Goyeneche que apuesta por pintar con luz y construye un paisaje mediante la colocación en la pared de capas de pvc, vinilo adhesivo y tubos fluorescentes. Su forma de plasmar la pintura tiene evidentes conexiones con las obras de otros artistas presentes en la muestra como Daniel Verbis o Toño Barreiro. Hay también una importante presencia de piezas que recogen elementos de los nuevos instrumentos de pintura que han aparecido y se han desarrollado a lo largo del siglo XX (la cámara fotográfica, la televisión, el cine, el ordenador). Enrique Marty, Simeón Sáiz Ruiz, Salvador Cidrás, Teresa Moro, Teo Soriano o Marina Núñez escogen caminos y técnicas muy distintas entre sí pero en todos se reconoce sin profundizar demasiado una actitud o intención que les convierte -voluntaria o involuntariamente- en nuevos pintores. Eso sí, casi siempre sin pincel y sin lienzo.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana