Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cannavaro y el 'síndrome Samuel'

El rendimiento del italiano ha bajado notablemente desde que ha fichado por el Madrid

Domingo, 9 de julio, estadio Olímpico de Berlín: Fabio Cannavaro, capitán de la selección italiana, levanta la Copa del Mundo. Miércoles, 19 de julio: Cannavaro ficha por el Real Madrid para tres temporadas. El club blanco paga 15 millones de euros. Domingo, 24 de septiembre, estadio Bernabéu: el central italiano, a punto de cumplir 33 años, debuta con la camiseta del Madrid. Han pasado tres semanas, cuatro partidos más de Liga y dos de Champions y Cannavaro todavía no ha conseguido dar con la tecla. Algo parecido a lo que le pasó a Walter Samuel que llegó procedente del Roma en la temporada 2004-05.

Cannavaro casi no parece el jugador extraordinario que llevó a Italia a su cuarto título mundial. Los datos hablan por sí solos. La temporada pasada con la Juve cometía una falta cada 42 minutos mientras que, con la camiseta blanca, una cada 95. Su compañero de zaga, Sergio Ramos, comete una cada 29. En el Juventus despejaba un centro al área cada 32 minutos y ahora uno cada 52. Indicio significativo de su bajo rendimiento físico. El jugador lo achaca a que aún no se ha acostumbrado a la Liga, un fútbol en el que se pide más juego y espectáculo que el calcio. Fuentes del club aseguran que Cannavaro está pagando la "crisis postmundial", el hecho de que haya saltado la pretemporada y, sobretodo, la "incapacidad de defender" de los laterales blancos. "En el Madrid los laterales no saben defender, nunca lo han hecho, con lo cual llegan muchos más balones a los centrales y Fabio está sufriendo un poco en este tramo de la temporada", explican.

"Muy bien, sigue así", tranquilizó Maradona a Cannavaro tras recibir una dura entrada

Cesare Maldini, el técnico que hizo debutar a Cannavaro con la sub 21 -ganó dos europeos en 1994 y 96- y con la selección absoluta -en enero de 1997, con 24 años- opina que el jugador está en "fase de adaptación". "He visto todos los partidos del Madrid y creo que las dificultades de Fabio vienen del equipo en general. Han cambiado muchos jugadores y él todavía no conoce bien a sus compañeros de reparto", dice. Maldini, que lo recuerda como un chaval con muchas ganas de escuchar al técnico, con coraje y fuerza mental, destaca sus "enormes calidades físicas y técnicas" y asegura que el central italiano no tardará mucho en recuperar su estado de forma. "Puede que también sufra un poco el postmundial. Es normal que los jugadores que han llegado tan lejos en un torneo tan importante tengan pequeños problemas, por haber jugado muchos partidos, por haber sufrido estrés, por haber disfrutado de menos días de vacaciones y por haber saltado prácticamente toda la pretemporada", analiza. Y añade: "Es inevitable, con estas premisas, sufrir un poco en el tramo inicial del campeonato, pero estoy convencido de que a Fabio le quedan un par de años más de altísimo nivel".

El jugador que vio crecer las cualidades de Cannavaro es Ciro Ferrara. Estaba a su lado cuando éste debutó con la selección y en Primera con el Nápoles. Corría el año 1993 y Cannavaro tenía 19 años. "Le he visto crecer. Cualquier problema que tenga en el Madrid lo solucionará porque a las cualidades físicas y técnicas ha sumado en estos años la experiencia. Tiene una mentalidad de ganador y le gusta demasiado el fútbol", resume quien Cannavaro siempre ha considerado como su "gran maestro en el campo". De él lo aprendió todo, incluido el tackle. Cuentan que no tardó mucho en ponerlo en práctica. Fue nada menos que con Maradona en un partido del filial contra el primer equipo. Después de la entrada, un dirigente del club regañó al joven Cannavaro, pero el pibe de oro defendió al talentoso central. "Muy bien. Sigue así", fue la bendición del campeón argentino. Poco tiempo después, con tan sólo 20 años, Cannavaro deslumbraría con su potencial, convirtiéndose en el jugador más rápido del calcio.

Ahora, 13 años después ha perdido -por lo menos en este primer tramo de la temporada- la velocidad que lo caracterizaba. Puede que esté padeciendo "el síndrome Samuel". El argentino, que en Italia era conocido como Il muro -fue la clave de la solidez defensiva del Roma de Capello- fracasó en su paso por Chamartín. Y eso que "prefería los equipos ofensivos", característica no demasiado común en el fútbol italiano. Samuel costó 22 millones de euros, firmó por cinco años pero, concluido el primero, fichó por el Inter. Desde Milán se ha defendido siempre diciendo que su experiencia madridista "fue una mala época para el equipo en general". "Fui al Madrid para ganar, no tuvimos éxitos. No quiero crear polémicas pero no creyeron en mí", dijo el día de la presentación con la camiseta neroazzurra. Anticipación, gran salto, infalibilidad en el uno contra uno y velocidad fue su tarjeta de visita. Pese a ello, no consiguió asimilar el estilo de juego del equipo madridista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de octubre de 2006