Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sierra Morena concentra el 79% de los cachorros de linces nacidos este año

Las poblaciones salvajes del felino crecen en Jaén pero siguen estancadas en Doñana

Las áreas de Sierra Morena se están confirmando en los últimos años como el escenario más favorable para los linces ibéricos. En la campaña de 2006 han nacido en libertad 58 cachorros, de los cuales 46 habitan Sierra Morena y sólo 12 pululan por el entorno de Doñana. Los últimos recuentos de la Consejería de Medio Ambiente muestran una ligera recuperación de la especie en los últimos años al pasar de 111 ejemplares silvestres en 2003 a los 136 actuales.

Los datos obtenidos en esta campaña muestran un incremento en el número de cachorros nacidos en libertad (21 más que en 2005) y de las hembras reproductoras (27 frente a las 19 del año pasado). Con estos datos, la Consejería de Medio Ambiente calcula que la población mínima de linces en libertad alcanza los 136 ejemplares.

La leve recuperación del felino, calificado como una especie en peligro crítico de supervivencia por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, se debe sobre todo a la favorable evolución de las poblaciones de Sierra Morena, donde han aumentado los linces en los últimos años. En Doñana, por el contrario, la especie no acaba de remontar su difícil situación, aunque la cifra de ejemplares se mantiene más o menos estable. Según Medio Ambiente, en esta temporada han nacido 12 cachorros en libertad (uno más que en la anterior) y se calcula que habitan la zona un mínimo de 42 individuos (dos menos que el año anterior).

Una de las razones que más perjudica a la población de linces en Doñana es la mortalidad asociada a los atropellos, un riesgo más reducido en la sierra de Andújar-Cardeña. En las carreteras del entorno de Doñana han fallecido atropellados 36 ejemplares desde 1984. Este año, además, está resultando uno de los más siniestros para la especie por la muerte de cuatro ejemplares.

El nuevo programa comunitario Life (2006-11), que cuenta con un presupuesto de casi 26 millones de euros para la conservación del felino, incluye medidas atajar esta mortalidad en Doñana, además del traspaso de ejemplares desde Sierra Morena para aumentar la variabilidad genética en la comarca de Doñana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de octubre de 2006