Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una constructora tala el refugio de cigüeñas protegido por los jueces

El alcalde de Las Navas del Marqués, del PP, insiste en que la urbanización es legal

El constructor Francisco Hernandez ha ignorado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que le impide construir un complejo turístico en un pinar de la sierra de Ávila en el que anidan cigüeñas negras y otras especies protegidas. Ayer, y con el argumento de que no ha recibido la sentencia, comenzó la tala del pinar de Las Navas del Marqués (Ávila), según denunciaron ecologistas y vecinos, que cifraron en más de mil los pinos talados. El alcalde, Gerardo Pérez, del PP, insistió en que "la urbanización tiene todos los permisos".

"Las talas comenzaron tras conocerse la sentencia", explicó Carlos Jarque, presidente de la asociación Mountain Wilderness. Los vecinos destacaban que la tala se había adelantado por la decisión judicial, puesto que desde hace tres meses se había comenzado a trabajar sobre el terreno de la futura urbanización, pero las tareas se habían limitado a la señalización. Hernández, un promotor murciano, se negó a comentar su actuación.

Carlos Bravo, de la asociación Centaurea, y Juan Carlos del Olmo, de WWF/Adena, denunciaron la tala a la Guardia Civil. Agentes del instituto armado fueron al lugar pero no pararon las máquinas. Sí levantaron un acta de la inspección por si hubiera delito.

El Tribunal de Castilla y León anuló la urbanización hace tres días y en una sentencia pionera dio un varapalo a las administraciones. La sala les acusaba de vulnerar su propio decreto de protección de la cigüeña negra (de la que quedan 322 parejas en toda España) y aseguraba que el proyecto no tenía interés público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de octubre de 2006