Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Comisiones Obreras denuncia amenazas intolerables por acoger la obra de Rubianes

'Lorca eran todos' se representará en una función única el día 28 en el local del sindicato

Pepe Rubianes ofrecerá el próximo día 28 el espectáculo Lorca eran todos en el local de Comisiones Obreras, en la calle de Lope de Vega de Madrid. El estreno de la función estaba previsto para hoy, en el Teatro Español, pero Rubianes suspendió la obra ante las numerosas amenazas recibidas. El director de Lorca eran todos protagonizó un sonoro incidente en enero, tras proferir insultos contra España en un programa de TV-3, el canal autonómico catalán. Rubianes pidió disculpas por los exabruptos, pero las amenazas se sucedieron en los primeros días de septiembre. Ante la virulencia de los acontecimientos, decidió suspender la función.

El sindicato CC OO se ofreció inmediatamente para acoger la representación en su sede cultural. Rubianes aceptó la oferta. Habrá una única función. Los compromisos de la compañía impiden que se represente los tres días que estaban inicialmente previstos. Sin embargo, el sindicato se ha convertido ahora en el objeto de las amenazas de sectores ultraderechistas.

700 artistas han firmado un documento en el que rechazan interferencias políticas y mediáticas en la cultura

Muchas son similares a las recibidas en el Español. "Hemos tenido mucha paciencia con ustedes, pero no habrá más remedio que empezar otra vez la Guerra Civil", señalaba una. Otras, simplemente, se limitaban a decir "con mi dinero, no". Pero las hay feroces. "El sindicato no se va a amedrentar por las amenazas; el espacio cultural ofrecido es un espacio abierto, democrático y diverso, dispuesto para los ciudadanos de Madrid, y que ahora se ha puesto a disposición de una obra de demostrada calidad. Los madrileños se merecen verla y tienen el derecho a presenciarla", señaló ayer un portavoz del sindicato.

Lo curioso es que el montaje de Rubianes sólo ha tenido buenas críticas. Es la primera vez que sobre los escenarios se exculpa al falangista Luis Rosales de responsabilidad alguna en la muerte de Lorca. El escritor y lorquista Luis García Montero afirmó anoche: "Me asombra que se interfiera en un espectáculo juzgando opiniones políticas de los autores. En este caso, además, los polemistas se han equivocado. Es una obra nada demagógica en la que se distingue muy bien lo que es la situación histórica general de las responsabilidades personales de los protagonistas, y es notable que se valore y se maticen todos los esfuerzos que hizo Rosales por salvar a su amigo", y concluye: "Él estuvo comprometido con el golpe de Estado de 1936, pero en el caso de Lorca se jugó incluso la vida por intentar salvarlo, y una obra que es capaz de matizar estas cosas no debe someterse a una polémica zafia ajena a la sutilidad artística".

Mientras CC OO ultima cuestiones técnicas para que la representación se lleve a cabo en las mejores condiciones artísticas y de seguridad (han solicitado protección a la Delegación de Gobierno para el día de la función) y mientras las amenazas siguen sucediéndose, la profesión escénica ha comenzado a reaccionar.

A raíz de estos hechos se ha creado un debate en torno a los límites de la libertad de expresión, la relación de las instituciones culturales con los organismos políticos y el significado de los proyectos artísticos en función de quienes participan en ellos. Ya son casi setecientos profesionales los que han firmado un documento en el que se apoya a Rubianes y a Gas: "Manifestamos nuestro rechazo a cualquier interferencia política y mediática en el terreno abierto y libre de la cultura; hechos de esta naturaleza no pueden afectar a la gestión de un teatro público que, desde la llegada de su actual equipo directivo, ha abierto sus puertas a la escena contemporánea nacional e internacional con una programación plural, de indiscutible calidad y con gran afluencia de público". Entre los firmantes están Marisa Paredes, José María Pou, Manuel Gutiérrez Aragón, José Luis Gómez, Gerardo Vera, Eduardo Vasco, Emilio Gutiérrez Caba, Tristán Ulloa, José Coronado, Julieta Serrano, Juan Diego, Juan Diego Botto, José Sanchis Sinisterra, Clara Sanchis, Vicky Peña, Verónica Forqué, Mónica López, Jorge Sanz, Animalario, Emma Cohen, Aitana Sánchez-Gijón, Javier Gurruchaga, Juan Mayorga, Pilar Bardem, Antonio Saura, Félix Grande y Francesc Orella.

El Teatro Español permanecerá con sus puertas abiertas hasta el próximo domingo día 24. Los días que estaba previsto que se viera Lorca eran todos.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de septiembre de 2006