Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La gran juguetera española

La compra de Feber por Famosa invierte la tendencia de deslocalización

Famosa ha cerrado esta semana la compra de Feber. La operación convierte a la mercantil Fábricas Agrupadas de Muñecas de Onil SA en la gran juguetera de España. La multinacional, fundada en 1957 para evitar el cierre de las pequeñas muñequeras de Onil, aspira a liderar el mercado europeo en el siglo XXI en el denominado Valle del Juguete entre las poblaciones alicantinas de Ibi-Onil. La apuesta de Famosa y Feber "invierte la tendencia de deslocalización y contribuye a luchar contra la competencia desleal del gigante asiático", según valoraba esta semana el portavoz del Ayuntamiento de Ibi, Miguel Ángel Agüera, del PP.

La nueva empresa tendrá presencia en más de 100 países y presentará en 2007 su nueva línea de productos para buscar nuevos mercados y aumentar las exportaciones. El acuerdo de adquisición del 100% de Feber por parte de Famosa contempla que tanto el equipo directivo como la plantilla de Feber queden integrados en Famosa. José Manuel Rodríguez, presidente de Feber, será el responsable de la gestión de personal y de producción de la empresa.

Famosa tiene previsto mantener la marca Feber y tendrá presencia en más de 100 países tras la compra de la juguetera vecina

Las empresas han pactado además que los departamentos de investigación, desarrollo y diseños permanezcan en el Valle del Juguete. "Se ha iniciado una etapa ilusionante con el objetivo de fijar las marcas Famosa y Feber como líderes en todos los mercados europeos y en más de 100 países", explicó Rodríguez.

Famosa tiene previsto mantener la marca Feber, líder en juguetes de jardín como casas y toboganes y vehículos a batería. La mercantil de Ibi apostó por la elaboración de estos artículos para evitar el cierre a principios de los años noventa del siglo pasado.

La compra es fruto de meses de negociaciones entre las dos empresas y también entre Famosa y el Ayuntamiento de Onil, que ha aumentado la edificabilidad de los 32.000 metros cuadrados que ocupaba la empresa en el casco urbano para, con los beneficios de su venta, poder afrontar con garantías la compra de Feber. La cuantía de la operación no ha trascendido.

Famosa se comprometió con el Ayuntamiento de Onil, gobernado por el PSPV, Esquerra Unida y el Bloc, a mantener el centro logístico, de diseño y la dirección general en la población y aprovechar la avanzada maquinaria de Feber, en Ibi, para la producción de juguetes. Tras la compra de Feber, Famosa tiene previsto ampliar su plantilla en pocos meses, e incluso trabaja en la recuperación de parte de la producción localizada en China. Además, se ha comprometido a ceder otros 24.000 metros cuadrados de suelo al Ayuntamiento de Onil y construir viviendas de protección oficial.

La operación cuenta con el visto bueno del Servicio de Defensa de la Competencia y cierra un periodo de negociaciones que ha durado varios meses, tiempo en que Feber y Famosa han estado produciendo de forma conjunta, según han explicado estos días los trabajadores que han visto cómo la producción ha aumentado. Ángel Vila, representante de Comisiones Obreras en el comité de empresa de Famosa, confirmaba esta semana que algunos modelos de motos se estaban fabricando aunque se habían modificado con piezas elaboradas en Feber.

Los trabajadores esperan conocer el nuevo plan industrial. Los más preocupados son los de los departamentos de innovación y diseño, que se duplican tras la compra, pero, en general, la operación ha merecido el aplauso de los sindicatos y de la patronal del sector.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de septiembre de 2006