ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 10 de septiembre de 2006
Reportaje:

¿Hay que pagar por usar Internet?

Operadoras y compañías de contenido discuten quién debe financiar la banda ancha

Las operadoras de telecomunicaciones se han plantado: dicen estar cansadas de invertir dinero y esfuerzo en mantener sus redes, mientras empresas como Google o Ebay hacen dinero, y los usuarios lo ahorran (compartiendo archivos a través de las redes de intercambio como eMule). El debate se denomina, técnicamente, "neutralidad de la red". Pero se resume en una simple pregunta: ¿deben pagar más quienes más utilizan Internet?

Más de mil millones de personas son ya usuarias de Internet, una cifra que ha crecido un 182% entre 2000 y 2005. Y ya hay 80 millones de páginas web, entre portales, buscadores, servicios de correo, tiendas o blogs. Todo este crecimiento tiene mucho que ver con la misma estructura de la Red, que es neutral. Eso significa que toda la información que viaja por ella es tratada en condiciones de igualdad, independientemente de quien la emita y la reciba, y de cuál sea su contenido. Nadie tiene prioridad; da igual que sea Google, Telefónica o un blogger adolescente. Esta democracia de redes es la razón de la exuberancia de contenidos en Internet, pero es también el motivo de enfado de las operadoras de telecomunicaciones. Están hartas de ser simples carreteras. Si los usuarios reclaman más ancho de banda, van a empezar a cobrar peaje.

"El usuario menos activo está subvencionando al más activo", dice Julio Linares. El 80% de su red se debe al intercambio de archivos

Telefónica avisa: si le obligan a compartir su nueva red, tendrá que limitar la velocidad de descarga o cobrar por ella

Las compañías de contenidos (como Google, Ebay o Yahoo!) y las grandes telecos discuten desde hace meses en el Senado estadounidense si la neutralidad de la Red debe garantizarse por ley, como quieren las primeras, o si se debe permitir a las operadoras cobrar más a quien consuma más ancho de banda, incluidos los usuarios que intercambian archivos gracias a programas como eMule o BitTorrent.

Aviso para navegantes

El debate ya ha saltado el charco, y Telefónica ha lanzado el primer aviso para navegantes. Si el regulador la obliga a compartir las nuevas infraestructuras de fibra óptica que está tendiendo para atender la demanda de capacidad, habrá que estudiar limitar las descargas de Internet, bien reduciendo la velocidad o bien cobrando más a quien realice un uso intensivo.

Es decir, que se podría acabar el café para todos de la tarifa plana, que daría lugar a un modelo en el que paga más el que más descarga.

La operadora española ha estado negándose, durante años, a desvelar qué parte del tráfico de su red lo genera el intercambio de archivos, entre otras razones porque podría provocar que las entidades que gestionan derechos de autor le exigieran parte de esa tarta. Telefónica, ahora, sí desglosa esos números: el 80% del tráfico procede del 15% de los clientes, los que utilizan redes P2P. "El usuario menos activo está subvencionando al más activo. Nos encontramos en nuestra red con tráfico que nos obliga a dotarla de más inteligencia, a más inversión, si es que queremos preservar la calidad y la seguridad de nuestros usuarios", aseguraba esta misma semana en Santander Julio Linares, director general de Telefónica. Arturo Dopico, consejero delegado de R, el operador de cable gallego, incide en la idea: "¿Por qué paga lo mismo un abonado que lee su correo electrónico que otro que está realizando descargas 24 horas?". Reconoce que la solución no es sencilla: "Es una situación injusta pero inevitable. Si intentáramos discriminar a los clientes por tráfico no tardarían en buscar otra compañía que no lo hiciera".

Las empresas de contenidos lo ven de otra manera. Creen que las operadoras quieren crear cotos privados, dando prioridad a sus servicios frente a los del resto. "Ahora, los consumidores deciden. Sin la neutralidad, Internet será como la televisión por cable: serán los barones del ancho de banda quienes decidan", dice la plataforma Salvemos Internet. Y los expertos creen que acabar con la neutralidad de la Red, además, dañaría la innovación. "Internet es lo que es gracias a la neutralidad. Un mercado es libre si en él todos compiten en condiciones de igualdad. Lo que se pretende ahora es distorsionar las leyes del mercado, dejando que sea el proveedor de la red quien decida qué contenido viaja más rápido", explica Enrique Dans, profesor del Instituto de Empresa.

Las telecos advierten de que cada vez hay más contenido en Internet, y más personas conectadas a ella. Las redes están cercanas a la congestión, y ellas no están dispuestas a financiar su mejoría. "Los proveedores de la red y los de contenidos deben llegar a un acuerdo", opina Francisco Carvajal, socio de Accenture. Probablemente se llegue a una situación en la que se segmenten los contenidos y servicios según su calidad, continúa. Pero, ¿por qué se ha planteado este debate precisamente ahora? "Internet se ha desarrollado sobre las redes [las de las operadoras] sin que ellos hayan participado de ello, y eso no les gusta nada. Quieren recuperar el control", opina Dans.

Una usuaria de Internet copia archivos desde un sistema de intercambio, en Internet.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana