Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una antena de telefonía de Meco incumple la normativa municipal

Los vecinos exigen que el Ayuntamiento retire la instalación, situada en el centro del pueblo

Después de tres meses de espera, muchos habitantes de Meco ya están hartos. El Ayuntamiento de la localidad del Corredor del Henares dio un mes de plazo a Telefónica para demoler una antena de telefonía móvil. Pero ésta sigue ahí, en el centro del pueblo, al lado de dos colegios y un parque. Los vecinos piden al Consistorio que haga cumplir su propio acuerdo. En caso contrario, amenazan, acudirán a los tribunales.

El conflicto entre Telefónica y los mequeros comenzó hace casi diez años, con la instalación de la antena. Los vecinos denuncian que la compañía no contó en ningún momento con licencia de obra ni de apertura. "Es un agravio comparativo con el resto de personas que quieren abrir un negocio, a los que se les exigen todos los papeles en regla", se queja el presidente de la asociación de vecinos, Juan Arriola.

Un portavoz de Telefónica reconoce que carecen de la licencia correspondiente, pero asegura que hace tiempo que la gestionan con el Consistorio. Las mismas fuentes aseguran que presentaron un recurso para evitar la demolición de la antena. "Tras un mes de espera sin respuesta por parte del Ayuntamiento, entendemos que hemos logrado las medidas cautelares para no retirar la antena", dicen.

"Los vecinos presentamos 500 firmas pidiendo que se cambie de lugar la antena", replica Arriola. "Ahora, con la decisión municipal, si no la derriba Telefónica, la tendrá que tirar el Ayuntamiento", añade. Según el portavoz vecinal, la puerta de las instalaciones está siempre abierta, por lo que los alrededores se han convertido en "un vertedero". Otro de los factores negativos es el ruido "insoportable" de los refrigeradores para la fibra óptica de la instalación, que impide a los vecinos dormir en verano con las ventanas abiertas.

Además, Arriola señala "cuatro o cinco" casos de cáncer registrados recientemente en Meco. "No sé si están directamente relacionados, pero por si acaso, preferimos que se lleven la antena fuera del centro", dice, tajante. El portavoz de Telefónica niega con rotundidad esta posibilidad: "Independientemente de que su situación legal sea irregular, estamos seguros de que no causa ningún problema para la salud".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de septiembre de 2006