Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La tropa de 'Alatriste'

El estreno el próximo viernes de 'Alatriste' convoca al equipo de la película con el actor Viggo Mortensen, el director Agustín Díaz Yanes y el escritor Arturo Pérez-Reverte al frente.

Una estrella de Hollywood que, con singular acento porteño, se pregunta por el intenso orgullo español y sus fatales consecuencias; un director madrileño que, vestido de riguroso luto, habla de un personaje que representa la decadencia de un imperio, y un popular escritor que se autoproclama "abuelo" de la criatura. Alatriste, la película española de las cifras mayúsculas, se presentó ayer en Madrid con su actor protagonista, Viggo Mortensen; su director, Agustín Díaz Yanes, y el autor de sus cinco novelas, Arturo Pérez-Reverte, al frente.

Junto a ellos acudieron las actrices Ariadna Gil y Elena Anaya; los actores Javier Cámara, Eduardo Noriega, Unax Ugalde y Eduard Fernández, y los productores Antonio Cardenal y Álvaro Agustín. Alatriste, que se estrena el próximo viernes en toda España, "no es una fantasía de espadas", dijo Mortensen, "sino un cuento profundo de gente de carne y hueso".

Desde primera hora de la mañana, las cámaras y los periodistas entraban y salían del hotel Villamagna de Madrid. Un ejército de personal vinculado a la película organizaba las citas de los actores y la primera rueda de prensa conjunta de todos ellos. Ante una sala en la que faltaron sillas para casi un centenar de periodistas, la primera pregunta fue para el creador del personaje. "Si estoy aquí sentado es porque me gusta la película", afirmó Pérez-Reverte. Tajante, aseguró que sus temores sobre un Alatriste descafeinado habían desaparecido y que, ahora que escribe la sexta entrega de la serie, lo hace contagiado por la película que ha escrito y dirigido Agustín Díaz Yanes. "Los gestos, los rostros de los actores: hay muchos elementos de la película que inevitablemente están en el nuevo libro. Alatriste es un personaje políticamente incorrecto, un asesino, un tipo poco recomendable, un mercenario, y yo temía que perdiera su dureza para hacerlo más tolerable. Pero el guión y la actuación de Viggo le han dado ese tono negro, de tragedia sombría, que le hacen más humano", añadió el escritor.

Alatriste se estrena con 450 copias, ha costado (según sus productores) 24 millones de euros y ha tardado nueve años en hacerse realidad desde que se compraron los derechos de la primera novela. Del elenco de actores sólo faltaron Blanca Portillo, Juan Echanove y el italiano Enrico Lo Verso. Un periodista le preguntó a Díaz Yanes por el proceso de selección del reparto y, comparándole con Fabio Capello (nuevo entrenador del Real Madrid), dijo: "¿Me pregunto si en su lista de galácticos han quedado fuera muchos Kaká y Reyes?". "Capello no me cae mal, pero no me gusta la comparación", respondió el director de Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto. "Donde yo juego, los únicos galácticos que existen se llaman Fernando Torres".

Díaz Yanes insistió en cómo a través de la vida del soldado Diego Alatriste se cuentan 30 años de la historia más rica y feroz de España, "es el esplendor y el ocaso de un imperio", afirmó. La historia de un héroe cansado, de un veterano que, según Reverte, mira "más allá de la vida y la muerte". "Un personaje que habla poco", apuntó ayer su protagonista, "porque lo que no se dice, lo que no se hace, es tan importante como todo lo demás", añadió. "Para eso está el cine", afirmó la actriz Elena Anaya, "para contar sin decirlo todo".

El oficio de un director

"El trabajo no era fácil porque los personajes son de corto recorrido", añadió Eduardo Noriega, "pero el director nos dio las claves para retratarlos y hacerlos creíbles". "Es eso que se llama oficio", dijo Eduard Fernández. "El oficio de un director inteligente y generoso que sabe tratar bien a la gente y sacar el mayor partido de ella". "Yo recuerdo rodar en la biblioteca de El Escorial", siguió Javier Cámara, "estar rodeado de joyas que no podía tocar y actuar con la cámara muy lejos, una cámara que nunca vi pese a que el paisaje de esta película es también el rostro de sus actores".

Los elogios para Díaz Yanes dieron más de sí en boca de Viggo Mortensen: "Durante 20 años he trabajado en 40 películas en diferentes países, dos de ellas en España, y he aprendido que no importa ni el dinero, ni el tamaño de las películas, ni dónde se rueda, que lo importante es el ejemplo que da el director, su capacidad para decidir y para escuchar, aunque no le interese lo que quieres proponerle".

El estreno de Alatriste viene acompañado de dos exposiciones -El Madrid de Alatriste, el Madrid del siglo de oro (que en la Casa de la Panadería recrea el Madrid del siglo de oro con fotografías, vídeos y el vestuario de la película)- y otra de fotografías de César Urrutia sobre el rodaje en la Fnac. Además, Ocho y Medio publica el guión de la película en una edición que incluye los dibujos del story board, los bocetos de la dirección artística de Benjamín Fernández y casi 50 páginas de fotografías en color tanto del rodaje, como de escenas de la película.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de agosto de 2006