Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El cáñamo trata de liberarse de la 'maría'

Industriales y agricultores de EE UU exigen libertad para dedicarse a un cultivo hasta ahora estigmatizado por su 'gemelo'

El cáñamo industrial es una fuente muy importante para la producción de alimentos ecológicos. El cultivo sirve como ingrediente para barritas energéticas y es empleado para producir un aceite apreciado por sus usos culinarios. Este interesante producto tiene en California una de las industrias más desarrolladas junto a unas condiciones de cultivo favorables, a pesar de ser ilegal en EE UU.

Debido a las restricciones federales para su producción, la mayoría de empresas tiene que importar el grano de Canadá, donde su cultivo fue aprobado en 1998. La prohibición en EE UU se debe a que esta planta está asociada con su gemela, la marihuana.

Hasta el momento, siete estados han solicitado permiso al organismo antidroga de la Administración para el cultivo legal del cáñamo. California ha dado un paso más: ha aprobado una ley, respaldada por republicanos y demócratas, que distingue el cáñamo de cualquier alucinógeno, y por tanto permite a los agricultores cultivarla sin permiso del organismo federal. En estos momentos, la ley está en el despacho del gobernador, el republicano Arnold Schwarzenegger, que tiene un mes para aprobar o vetar la iniciativa.

Los defensores del cultivo alegan que es totalmente sano y que, a diferencia de la marihuana y el cannabis, carece de cualquier efecto psicológico. Las autoridades de drogadicción de Washington y los agentes de narcóticos de California creen sin embargo que las plantaciones se utilizarían para el cultivo oculto de marihuana.

Para la asociación de agricultores orgánicos de California, el cáñamo industrial es "la utopía hecha cultivo", según aseguró John LaBoyteaux, miembro de la agrupación, a The New York Times. Entre sus cualidades citan las semillas y aceites, ricos en Omega-3, y su fácil crecimiento, libre de pesticidas y recuerdan que los presidentes George Washington y Thomas Jefferson lo cultivaron.

Cultivar cáñamo es legal en España -previa autorización del Ministerio de Agricultura-, informa Guillermo Abril, donde está subvencionado como "fibra alternativa al algodón". Así lo explica Álvaro Soldevila, dueño de Cannamade, empresa que vende productos derivados de esta planta.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de agosto de 2006