GENTE

Madonna une a musulmanes, judíos y católicos

Su nuevo show desata la ira unánime

Madonna planea crucificarse en el concierto que dará en Roma mañana, lo que ha provocado la reacción virulenta de los líderes de las principales comunidades religiosas de Italia. "Crucificarse en la ciudad del Papa es un acto abierto de hostilidad", afirmó el cardenal Tonini. "Deploramos ese acto y creemos que es de mal gusto", dijo, por su parte, el presidente de la Liga Musulmana de Italia. Los líderes de las comunidades judías y de la Iglesia ortodoxa también mostraron su rechazo. "El mensaje de Jesús es de amar al prójimo, que es el mismo de Madonna", respondió una portavoz de la cantante.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de agosto de 2006