Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE de Morata se rompe porque la alcaldesa quiere construir 25.000 casas

La regidora y tres ediles se irán del partido por el rechazo de la dirección a sus planes

La alcaldesa de Morata de Tajuña, Concepción Loriente (PSOE), quiere convertir su pueblo, que tiene 6.000 vecinos, en una ciudad de 80.000 habitantes, levantando 25.000 casas nuevas. Un plan tan desmesurado que su propio partido lo tacha de "disparate insostenible". La cuestión está a punto de romper el PSOE de Morata: la alcaldesa y tres ediles previsiblemente abandonarán mañana el partido.

El proyecto de la alcaldesa ha puesto en pie de guerra a un sector de su grupo y a buena parte del vecindario. El PSOE ha desautorizado a la alcaldesa, que junto con otros tres concejales tienen previsto dejar mañana las filas socialistas. Los cuatro serán concejales no adscritos.

La dirección socialista en la región califica de "auténtico disparate" el proyecto de Loriente

El plan ya ha superado dos de los cuatro trámites pertinentes. Sólo le queda la aprobación final del pleno del Ayuntamiento y recibir el visto bueno de la Comunidad de Madrid. En estos momentos está abierto el periodo de alegaciones.

La mayor oposición a la alcaldesa ha salido hasta el momento de su propio partido. La secretaria de Política Institucional del PSOE, Ruth Porta, calificó los planes urbanísticos de "inaceptables", "insostenibles" y de "auténtico disparate". El partido ha decidido presentar sus propias alegaciones al proyecto.

"El plan crea una ciudad del tamaño de Huesca fuera del casco urbano actual, a dos kilómetros de Morata. Estaba previsto que esta zona, conocida como Balcón de Tajuña, tuviera uso terciario y ha pasado repentinamente a tener uso residencial. Es algo absolutamente inconcebible y desmesurado", denuncia el diputado socialista Modesto Nolla.

La alcaldesa, Concepción Loriente, defiende su proyecto alegando que el 60% de las 25.000 viviendas previstas en 30 años "son de protección oficial". "En la zona del Balcón de Tajuña estaban previstos inicialmente unos chalés de lujo, que hemos cambiado por pisos de los que la mayoría serán públicos", sostiene.

Pero la regidora se ha encontrado prácticamente sola con sus planes. La crisis ha provocado que Loriente, junto a otros tres concejales, tenga previsto mañana lunes abandonar el PSOE y pasar a ser concejales no adscritos, según su versión. Lo harán oficial en el pleno. La corporación municipal quedaría repartida así: cinco concejales no adscritos (la alcaldesa, los tres del PSOE y uno que antes estaba en IU); un edil socialista que no ha seguido a la mayoría de su grupo, seis del PP y uno de IU.

La regidora asegura que tras la fuga hay algo más que las discrepancias urbanísticas. "PSOE e IU mantienen pactos a nivel del Gobierno regional y pretenden que eso se traspase a los municipios. Cuando en uno no ocurre, como es el caso de Morata, el ataque va contra la alcaldesa por no querer pactar con Izquierda Unida", afirma Loriente.

"Tres concejales y yo vamos a dejar el partido, pero también lo harán otros 30 militantes socialistas del pueblo", sostiene. La versión de Loriente fue desmentida desde el Partido Socialista de Madrid (PSM), que centró sus acusaciones en "el disparate urbanístico" que pretende la regidora. "El plan, que en un principio proyectaba la construcción de 8.000 nuevas viviendas, se ha transformado en monstruoso: más de 25.000 viviendas que acabarán con el desarrollo sostenible del municipio", asegura Javier Cuéllar, gestor del PSOE de Morata.

Cuéllar afirmó que se enteró "de oídas", a través de los vecinos, de que lo que iba a ser en principio un proyecto de 8.000 viviendas se iba a convertir en un plan de 25.000 pisos.

Todo el término municipal de Morata de Tajuña mide 4.500 hectáreas, y la zona urbanizada, 173. La alcaldesa asegura que todo el macroproyecto contará con las suficientes infraestructuras. "Por supuesto que llegarán antes el agua y la luz y todos los servicios necesarios que los vecinos que vivirán en esta zona", afirma la regidora.

En el norte del municipio se recalificarán terrenos para zona industrial. Allí también habrá hueco para un área de actividad empresarial, con oficinas, centros de empresas y actividad logística, prometen los planes municipales. La zona norte del término municipal está muy deteriorada por culpa de las explotaciones mineras, una de las bases de la economía de la localidad en los últimos años, como la cementera de Portland Valderribas.

El proyecto incluye también propuestas tan ambiciosas como la construcción de un campus universitario de Ciencias Ambientales, varios hoteles y recintos feriales.

"Una gran operación especulativa"

La asociación de vecinos de Morata y la plataforma Morata Sostenible, integrada por IU, parte del PSOE y distintas organizaciones ecologistas, denuncian que toda la revisión del plan urbanístico del municipio se debe a "una gran operación especulativa".

Según Lorenzo Mora, portavoz vecinal, el pueblo necesitaba "crecer un poco, pero no de esta forma". Pues, como explica, " el crecimiento residencial se hace en una zona rural considerada desfavorable para la edificación porque pertenece al catálogo de Hábitat Naturales de la Unión Europea", asegura. Esta área, conocida como el Balcón de Tajuña, está a dos kilómetros de Morata y mide casi 500 hectáreas.

La asociación vecinal asegura que el nuevo proyecto urbanístico se ha hecho "a golpe de convenio urbanístico entre los promotores inmobiliarios", y sin tener en cuenta a los vecinos.

La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) denuncia que los propietarios de los terrenos firmaron en 2004 un convenio con el Consistorio para que les cambiara la calificación de suelo rústico a urbanizable. El Plan General habría convertido en legal ese convenio.

Los vecinos opinan, además, que no hay tanta demanda de vivienda en el municipio para la cantidad de pisos que se van a construir. "No sé de dónde pretenden sacar a tanta gente para llenar Morata", ironizan. "Si es que parece que quieran construir una Coslada en nuestro pueblo", se lamenta Mora.

Mañana la plataforma Morata Sostenible recogerá alegaciones individuales contra el nuevo plan residencial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de julio de 2006

Más información