ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 4 de julio de 2006

La soprano María Bayo imparte por vez primera clases de interpretación en Bilbao

La cantante quiere transmitir a sus alumnos "una visión real de la profesión"

La soprano navarra María Bayo debuta esta semana en un nuevo rol. Por vez primera imparte clases de interpretación de ópera y lieder de Mozart y canciones de cámara a un reducido grupo de alumnos en los Encuentros de Arte y Cultura que la Universidad del País Vasco (UPV) organiza en Bilbao. Su objetivo es guiar a los nuevos talentos del canto, intentando transmitirles la experiencia acumulada a lo largo de su carrera. Bayo advierte a los jóvenes del riesgo de idealizar la vida de los cantantes de ópera. "Debo dar una visión real de la profesión", asegura.

Después de rechazar muchas propuestas para impartir clases de canto en distintas partes del mundo, fundamentalmente por falta de tiempo, María Bayo ha aprovechado un parón voluntario de dos meses en su trabajo sobre el escenario para aceptar la invitación de la UPV a participar en los Encuentros de Arte y Cultura. A lo largo de esta semana impartirá a ocho alumnos activos y una veintena de oyentes en el Palacio Euskalduna el curso Masterclasses de interpretación: ópera y lieder de Mozart y canciones de cámara, acompañada del pianista húngaro Istvan Cserjan.

Los alumnos son hombres y mujeres jóvenes, seleccionados ayer por la soprano por sus condiciones vocales y su preparación, a quien la maestra les pide que sean "esponjas", capaces de aprovechar cada minuto de contacto con una profesional que ha sumido el riesgo de cantar desde

óperas barrocas, a zarzuelas, títulos de Rossini, autores franceses y Mozart.

El programa abarca aspectos relacionados con la técnica de articulación y emisión, y con la comprensión y la intencionalidad de los textos de los lieder y las arias de Mozart y las canciones, tanto en castellano como en euskera. Pero la soprano quiere transmitir conceptos mucho más difíciles de definir. "Nuestro deber es enseñar a los nuevos talentos nuestra andadura, guiarles", explica. "Muchas veces en los conservatorios están entre algodones, idealizan el mundo de la ópera. Los artistas que estamos en activo podemos darles una visión real de la profesión".

María Bayo recuerda el apoyo que recibió de Teresa Berganza en los primeros años de su carrera, sobre todo con el repertorio español. Ella empezó a estudiar canto en Pamplona de la mano de la profesora Edurne Arregui, que le encauzó por el mundo de la lírica y la literatura germánica y ya con 24 años, la soprano continuó preparándose en Alemania. "Ojalá yo hubiera tenido en mi etapa de formación profesores que seguían en activo sobre el escenario", destaca.

Otras disciplinas

Los Encuentros de Arte y Cultura abarcan otras disciplinas. El bailarín Igor Yebra imparte un curso de danza clásica por quinto año consecutivo. La teoría y la práctica se combinan en el programa para introducir a los alumnos - 25 chicas y dos chicos- en el repertorio clásico. Yebra plantea un curso de seis días de duración "sin grandes pretensiones", satisfecho de que el curso exista en "un lugar donde no hay ni conservatorio de danza". Su experiencia en los cursos de verano le permite constatar una evolución en la manera de pensar de quienes acuden a sus clases. "Ha habido desilusiones porque el mundo de la danza no es como les habían dicho", dice el bailarín coincidiendo con Bayo en el abismo que separa la formación de la vida profesional. "La danza es dura, es sacrificio. No pretendo enseñarles nada, sino aportarles mi experiencia; que se diviertan con el ballet clásico y que intenten hacer cosas por encima de sus posibilidades".

La danza clásica se complementa con el curso de danza contemporánea que imparte el bailarín y coreógrafo estadounidense John Jasperse. En sus clases el trabajo físico es la base de la interpretación y propone a los alumnos aprender a fundir el movimiento corporal con la fuerza de la gravedad y la interacción con otros bailarines. Pero Jasperse advierte de que el dominio de los músculos no puede quedar al margen de la capacidad de comunicar. "En un proceso de creación el bailarín no es un técnico sino un artistao", defiende.

En el terreno musical los Encuentros de Arte y Cultura cuentan con la violinista japonesa Keiko Wataya, profesora en conservatorios de Holanda, que desde la pasada semana imparte un curso de violín, que dedica especial atención al análisis del repertorio.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana