ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 28 de junio de 2006

La Alhambra presenta un aceite extraído de sus olivos centenarios

La Alhambra, además de su riqueza monumental, atesora otras menos conocidas. Una de las peculiaridades de su conjunto es la existencia de un tipo de olivo único en el mundo. Conocido como Lucio, esta variedad está presente en la Dehesa del Generalife y en otras fincas anexas al monumento como la de los Alixares, el entorno del Cementerio, el Cerro del Aire o la Huerta de la Mercería. En total, la zona ocupa 52 hectáreas en las que se ubican 4.722 olivos de los que es importante resaltar su carácter centenario.

Desde ayer, estos olivos son todo un referente para los amantes de la buena cocina. El Patronato de la Alhambra presentó el primer aceite obtenido de esta peculiar variedad de uno de los árboles más importantes para nuestra cultura y nuestra economía. Bajo el nombre de Dehesa del Generalife se han producido un total de 21.000 litros de aceite de oliva virgen que será distribuido en las tiendas del monumento y en grandes superficies.

Hasta la fecha han sido envasados un total de 2.250 litros en latas de medio litro que tendrán un precio en el mercado de unos seis euros. Pese a la tirada reducida, se espera que en los próximos años pueda multiplicarse de una manera considerable. Como aclaró la directora del Patronato de la Alhambra, María del Mar Villafranca, la elaboración de un aceite de la Alhambra no responde a ninguna estrategia comercial, sino a una forma de promocionar más si cabe el monumento y el patrimonio cultural y gastronómico de Granada y Andalucía.

Al-Ándalus

Si bien la presencia del olivo en la Península Ibérica se remonta a épocas anteriores, fue en tiempos de Al-Ándalus cuando su cultivo se intensificó a través de la Bética. De su fruto prensado en las almazaras (del árabe al-ma'sara), se obtenía un zumo, el aceite, muy apreciado tanto en cocina como en cosmética y para el alumbrado. Sus propiedades terapéuticas fueron alabadas por los médicos y dietistas hispanomusulmanes, y su producción llegó a ser tan abundante que se exportaba hacia Oriente y el Magreb.

El objetivo fundamental de la puesta en valor de estos olivares, desde la perspectiva paisajística, cultural y territorial, ha dirigido el sistema de aprovechamiento del área hacia fórmulas respetuosas con el medio ambiente, lo que ha permitido al Patronato de la Alhambra y el Generalife impulsar el alta de estos cultivos de la Dehesa del Generalife en el Comité Andaluz de Agricultura Ecológica, aunque tendrán que pasar tres años para que esta se produzca.

El proyecto, que surgió a comienzos de 2003, se ha realizado con medios propios y con la participación, en las dos últimas campañas, de la Empresa Pública de Transformación Agraria. A lo largo de todos estos años, se han puesto a punto los métodos de cultivo para las áreas de la Dehesa así como la cosecha, manipulación y transporte de la aceituna, consiguiendo, de año en año, un aceite que ha ido siendo cada vez de mayor calidad. Para la molturación y envasado de los frutos, el Patronato ha contado con la colaboración de la empresa Hermejor de la Reina, cuya Almazara, situada en el Cortijo Ángulo de Villanueva de la Reina en Jaén, cuenta con unas de las mejores y más modernas instalaciones para la elaboración y el tratamiento del aceite de oliva, capaces de garantizar la trazabilidad de los frutos y los aceites producidos.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana