Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

China aumenta la censura en la red y bloquea Google internacional

Reporteros Sin Fronteras denuncia esta medida "sin precedentes"

El Gobierno chino ha puesto en marcha una campaña de censura de Internet de "un nivel sin precedentes", que está provocando las protestas de los ciudadanos y extranjeros residentes en el país asiático, que desde hace más de una semana tienen problemas incluso para acceder a sus correos personales. Google.com, la versión internacional de uno de los motores de búsqueda más populares de la Red, así como su servicio de noticias han sido bloqueados en la mayor parte de China, según Reporteros Sin Fronteras.

Cuando el pasado enero la compañía estadounidense lanzó su versión china (Google.cn), se produjo una gran controversia porque sus directivos se plegaron a las exigencias de las autoridades y consintieron proporcionar un servicio censurado, que cercena los resultados encontrados en las consultas sobre temas sensibles para el Gobierno como "independencia de Tibet", "matanza de Tiananmen" o "democracia". Sin embargo, hasta ahora era posible utilizar la versión en inglés del buscador (Google.com), que no estaba censurada por la empresa, y, aunque algunos resultados no podían ser visualizados porque las webs están bloqueadas por China, aparecían todos los posibles.

La organización de defensa de la libertad de información Reporteros Sin Frontera

s asegura que Pekín ha decidido cerrar también esta puerta, para que todo el mundo tenga que emplear la versión local mutilada. El bloqueo ha afectado igualmente al servicio de noticias de Google, como pudo comprobar ayer este periódico, y al correo electrónico de la firma estadounidense. El complejo sistema de filtros instalados por la policía informática ha dificultado también el acceso al correo de Yahoo, cuyos usuarios tienen problemas desde hace semanas para entrar en sus cuentas.

Analistas y funcionarios extranjeros han mostrado su rechazo ante lo que consideran un problema que ya va más allá del control de la información, y está afectando al negocio de las empresas. "Esto va a peor. El bloqueo de Google está impidiendo incluso la búsqueda de información que necesitamos para nuestro trabajo", afirma enojado un diplomático occidental.

Los problemas comenzaron días antes del 17 aniversario de la masacre de Tiananmen el 4 de junio, una fecha en la que China tradicionalmente incrementa los controles y somete a vigilancia policial a muchos activistas. Pero han continuado después.

Portavoces de Google en Pekín se han limitado a decir que están estudiando el problema y han puesto en marcha una investigación. Responsables del Ministerio de Información han declinado hacer comentarios.

El sofisticado sistema de censura ha logrado neutralizar en las últimas semanas los programas informáticos que utilizan decenas de miles de internautas para saltarse los filtros y consultar las webs bloqueadas, como Dynapass, Ultrasurf, Freegate y Garden Networks. Según Bill Xia, creador de Dynapass y exiliado en Estados Unidos, citado por Reporteros Sin Fronteras, la capacidad china para inutilizar estos programas ha alcanzado "un nivel sin precedentes".

China tiene 130 millones de internautas, el segundo país del mundo con más usuarios de la Red después de Estados Unidos.

Sergey Brin, cofundador de Google, reconoció el pasado martes en Washington que la empresa ha comprometido sus principios al aceptar las exigencias de autocensura del Gobierno. Brin aseguró que accedieron a limitar los resultados que ofrece su servicio chino después de que Pekín bloqueara su página web, y se quejó de que sus rivales habían hecho otro tanto sin que se produjera la misma crítica internacional. El directivo afirmó que están trabajando para mejorar el motor de búsqueda Google.cn antes de decidir si dar marcha atrás, y dijo que casi todos sus clientes en China utilizan la versión no censurada. La misma que ahora ha sido bloqueada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de junio de 2006