Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moratinos rechaza que se desprecie a Bolivia o Venezuela con el "espantajo del fantasma populista"

El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se apartó ayer de los que descalifican la evolución de Venezuela o Bolivia y rechazó que se critique a esos países con "el espantajo del fantasma populista". El ministro constató en el Congreso de los Diputados que América Latina "atraviesa un momento de cambio político y social", en el que "millones de personas", que en muchos casos han sido indígenas marginados, "pueden, gracias a la democracia, convertir en prioridades de los Gobiernos sus urgentes necesidades".

"Se trata", prosiguió, "de un proceso político que algunos quieren despreciar tachándolo de populista, sin comprender el desafío que representa y el fracaso de las élites políticas que implica". "El reto de una profunda redistribución del ingreso en el continente con el mayor crecimiento de la desigualdad en los últimos 20 años no se puede reducir al espantajo del fantasma populista y de las maquinaciones de un pretendido eje Cuba-Venezuela-Bolivia", dijo.

La intervención de Moratinos se produjo en un debate sobre la política exterior en los dos primeros años del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. El ministro, que pidió la comparecencia, trazó un balance totalmente positivo, en el que destacó tres grandes retos de futuro: el terrorismo, las migraciones y la energía.

Por lo que se refiere a lo hecho, subrayó la importancia del protagonismo español en iniciativas como la Alianza contra el Hambre y la Alianza de Civilizaciones; presentó como un éxito la negociación en la UE de las Perspectivas Financieras, que garantizan que España llegará a 2013 como receptor neto de fondos de Bruselas, y aseguró que "se han superado" las tensiones con Washington derivadas de la retirada de Irak. Prueba de ello, señaló, es que la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, "ha apoyado públicamente la Alianza de Civilizaciones". Moratinos se reunió ayer con el anterior secretario de Estado, Colin Powell, que dio una conferencia en Madrid.

Ante el futuro, el ministro reiteró la voluntad del Gobierno de afianzar "la relación estratégica" con Marruecos, y de seguir reforzando al mismo tiempo lazos con Argelia, "como ha demostrado", dijo, la presencia el pasado jueves del presidente Abdelaziz Buteflika en Sevilla. "Ningún Gobierno anterior", añadió, ha mantenido "un compromiso tan activo" con el conflicto del Sáhara. La lucha contra las mafias que trafican con emigrantes y contra la pobreza que impulsa a éstos, incrementando del 0,25% al 0,50% del PIB la ayuda al desarrollo; la promoción de una política europea de la energía y la reforma del servicio exterior son las otras grandes tareas.

CC, ERC, IU y CiU plantearon diferencias de matiz a estas afirmaciones. El PP las rechazó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de mayo de 2006