Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Estafa en la inversión filatélica

Los investigadores vinculan a Fórum con el lavado de dinero del 'caso Ballena Blanca'

Una filial de la filatélica hizo negocios con empresas investigadas en la trama de la Costa del Sol

Las cúpulas de las empresas de inversión filatélica Afinsa y Fórum están en la cárcel por una presunta estafa que afecta a 344.000 personas. El juez Fernando Grande-Marlaska envió ayer a prisión a cuatro directivos de Fórum acusados de engañar a 200.000 inversores y de haber generado un agujero patrimonial de 2.400 millones de euros. El día anterior, el magistrado Santiago Pedraz ya había encarcelado a cinco directivos de Afinsa, sociedad con un agujero de 1.100 millones y 144.000 ahorradores perjudicados. Los directivos de Fórum afrontan otro frente. Su filial Grupo Unido de Proyectos y Operaciones aparece en la investigación del caso Ballena Blanca, que dirige el juez de Marbella Miguel Ángel Torres, contra el lavado de dinero en la Costa del Sol.

El Servicio Ejecutivo de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac), dependiente del Banco de España, ha hallado presuntos vínculos entre una filial de Fórum Filatélico (Grupo Unido de Proyectos y Operaciones), sociedad intervenida por la Audiencia Nacional por presunta estafa masiva en la compra y venta de sellos, y la trama de blanqueo de dinero procedente de actividades delictivas en la Costa del Sol que investiga el juez Miguel Ángel Torres, de Marbella, en la denominada operación Ballena Blanca.

Esta información está ya a disposición del juez de Marbella, así como de los otros organismos y autoridades implicados en la citada operación. El Sepblac tiene como responsable último al secretario de Estado de Economía, David Vegara, en el seno de una comisión de la que forman parte la Fiscalía Anticorrupción, los directores de la Policía, Guardia Civil, Aduanas, Inspección Financiera y Tributaria, entre otros.

Según los datos que maneja el Sepblac, Grupo Unido de Proyectos y Operaciones, filial de Fórum Filatélico, participó en operaciones de compra de terrenos en la Costa del Sol en las que, según las pesquisas, intervinieron sociedades investigadas o intervenidas en relación con el caso Ballena Blanca. Se trata, siempre según los investigadores, de un complejo y opaco circuito de compra y venta de suelo en el que intervienen diferentes firmas. El dinero va de unas a otras, esquivando así el control de las autoridades.

Según el Sepblac y las investigaciones llevadas a cabo en la operación Ballena Blanca, el presunto ciclo de lavado de dinero tiene una estructura sistemática y muy compleja. El suelo, finca tras finca, pasa hasta por tres propietarios, que son empresas vinculadas a la presunta trama de blanqueo investigada por el juez marbellí, hasta que llega por último a manos de la filial de Fórum Filatélico. Las fases son las siguientes.

- Primera compra. Una primera empresa (Royal Marbella Estates), intervenida por el juez en la operación Ballena Blanca, posee terrenos en la Costa del Sol, comprados en su momento a bajo precio por no ser urbanizables.

- Segunda compra. Años después, una segunda empresa, vinculada a un mafioso italiano, cuyo nombre forma parte del secreto sumarial, y también investigada, compra esos terrenos. Según los investigadores, la primera empresa siempre vende a un precio inferior al que compró, como si voluntariamente pretendiera perder dinero en la operación.

- Tercera compra. En una tercera fase, otra empresa, radicada en el Reino Unido, compra los mismos terrenos. En este momento, los terrenos suelen haber superado ya las trabas urbanísticas y están recalificados, por lo que se venden a un precio muy superior. Si del primer comprador al segundo bajaba el precio, aquí se dobla o incluso más.

- Cuarta compra. Al cabo de unos años, entra en escena el cuarto y último comprador del terreno que ha pasado por todo este presunto lavado de dinero: la filial de Fórum Filatélico. Grupo Unido compra todas las fincas en un solo día en una misma operación. Y paga por ellas un precio hasta un 400% superior por metro cuadrado al que se pagó en la fase anterior. Pero lo que más llama la atención a los investigadores es el origen del dinero con el que las abona: procede, presuntamente y a través de circuitos opacos, de empresas implicadas en las anteriores fases de venta. Pero el circuito no acaba aquí. Según los flujos bancarios analizados, todo el dinero con que se ha financiado este proceso de sucesivas compras y ventas procede de Grupo Unido de Operaciones y Proyectos, que, por último, recibe el dinero desde una filial de su matriz, Fórum Filatélico, radicada en un paraíso fiscal. Y aquí se pierde el rastro del dinero.

En definitiva, la tesis del Sepblac es que se trata de una escenografía en la que detrás de empresas aparentemente desvinculadas se halla una estructura perfectamente organizada para simular ventas entre distintos propietarios con el único fin de hacer perder a las autoridades la pista del dinero sucio.

En este sentido, ha llamado también la atención de los investigadores otro elemento que juzgan sospechoso. El Sepblac ha detectado importantes movimientos de dinero procedentes del Grupo Unido para supuestas compras de terrenos en Marbella, que en lugar de destinarse al fin justificado se canaliza hacia otras cuentas y allí se congela sin explicación aparente. Un nexo más, en este caso ya personal, entre ambas tramas: determinadas cuentas bancarias de esta presunta trama comparten como apoderados tanto a directivos de Fórum Filatélico como a supuestos testaferros de los jefes de la presunta mafia inmobiliaria local que investiga el juez Torres.

La investigación judicial intenta esclarecer en qué contexto se han producido algunas de las recalificaciones que han servido no sólo para lavar el dinero supuestamente procedente de actividades delictivas, sino también para realizar auténticos pelotazos urbanísticos. La investigación ya ha arrojado indicios de complicidad de las autoridades locales concernidas. El responsable de Royal Marbella Estates, la primera compradora de los terrenos, Aki Kujala, fue acusado de sobornar a un pariente del ex alcalde de Manilva, Pedro Tirado, para otorgarle unos convenios muy favorables que multiplicaban su edificabilidad.

Un pago de 12 millones bajo sospecha

El Grupo Unido de Proyectos y Operaciones, filial de Fórum, muestra, según el Servicio Ejecutivo de Prevención y Blanqueo de Capitales, una singular generosidad con las empresas que el juez Miguel Ángel Torres de Marbella tiene bajo su lupa. Los investigadores se han sorprendido de la confianza entre Fórum y quien le vende terrenos, empresas de la presunta trama inmobiliaria de Ballena Blanca (operación que suma más de 50 detenidos y centenares de empresas investigadas o intervenidas por blanqueo de dinero en la Costa del Sol).

Un ejemplo: la filial de Fórum acuerda el pago de 12 millones de euros por la compra de una decena de fincas en la Costa del Sol y, en contra de cualquier práctica comercial, su vendedora le aplazó la mitad del pago sin ninguna cláusula para garantizar su cobro, algo muy sospechoso, según los investigadores. Además, sin ningún tipo de interés.Todo quedaría reducido a un mero pagaré: si Grupo Unido, filial de Fórum, lo tiene en su poder será la prueba de que ha recibido el dinero pactado, según sostienen los investigadores.

Grupo Unido de Proyectos, nacida para la edición, amplió su objeto social a la compraventa de terrenos. Sus últimas cuentas arrojan unas pérdidas de dos millones de euros. Esta sociedad se ha beneficiado de convenios urbanísticos en el municipio de Marbella, a cuyo Ayuntamiento tiene previsto pagar casi cinco millones de euros. Su división inmobiliaria también tiene otros importantes compromisos de pago, por valor de 40 millones de euros, una cifra similar a la que, a su vez, le prestó Fórum Filatélico.

El responsable de la empresa que asesora a Fórum Filátelico, Efecto Dominó de Comunicación, declaró que ignoraba la presunta implicación de dicha filial, Grupo Unido de Proyectos, en el caso Ballena Blanca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de mayo de 2006

Más información