Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:LIBROS

Pioneros de la moda

Si usted no ha oído nunca hablar de los blog, enhorabuena: o vive en una isla desierta o logra permanecer al margen de las modas periódicas con las que los medios acosan a sus lectores. Es cierto que los blogs han dinamitado las barreras de publicación de información, y eso tiene consecuencias para los periódicos, la política y la cultura. Cuestión diferente es si está exagerando el fenómeno hasta el punto de elevar una herramienta a categoría de revolución, y de confundir ruido con influencia.

Un blog es una página web escrita en sentido cronológico inverso, que permite comentarios, y cuya creación y actualización es extremadamente sencilla. No se puede dudar del sentido de la oportunidad de la Fundación France Telecom España al publicar este libro, que se puede descargar gratuitamente desde su página web. Respecto a sus autores, es imposible que estén todos los que son, pero lo cierto es que son todos los que están: los más influyentes bloggers de España y los expertos que mejor han teorizado sobre ellos.

La blogosfera hispana

José M. Cerezo (director)

Fundación France

Telecom España

francetelecom.es/fundacion

Si usted no sólo no ha oído hablar de los blogs sino que odia leer textos que contengan palabras como podcast, tags o RSS, quizá lo más sensato sea empezar este libro por la página 170. Hernán Casciari, el brillante autor de Weblog de una mujer gorda, escribe un texto muy completo, que se lee con agrado y facilidad, y resulta una excelente introducción al fenómeno. También son interesantes los capítulos de Juan Manuel Zafra (que lo ha escrito a la manera de un blog, en primera persona y orden cronológico inverso) y, para los interesados en los efectos de este fenómeno en la empresa, son imprescindibles los de Fernando Polo y Enrique Dans. Puestos a ponerle algún pero a la estructura de esta obra, quizá falta un capítulo dedicado a Latinoamérica, ya que su título hace referencia a la blogosfera hispana. Y también está escrito de forma algo desigual; capítulos novelados como el de Casciari conviven con otros de lenguaje seudocientífico y abundante bibliografía. Pero también es cierto que así de diversa y caótica es, en definitiva, la blogosfera.

Quizá la mayor crítica que pueda hacerse a este libro sea la falta de crítica. El fenómeno empieza a dar muestras de que está lejos de la presunta virginidad que le atribuyen sus defensores: autores egomaniacos y endogámicos, que se enlazan unos a otros (pasa también en este libro) creando una especie de aristocracia blogosférica; empresarios que ponen en marcha blogs que funcionan como perfectas cortinas de humo; medios que incluyen bitácoras para ganar páginas vistas, pero lo califican de "periodismo participativo"; empresas que alientan blogs de sus empleados para luego obligarles a eliminar comentarios o que, directamente, mienten.

También se echa de menos una crítica a la inflación del fenómeno. Hay quien cree que la simplificación del proceso de publicación convierte a cualquiera en un escritor o periodista. ¿Es eso así? Probablemente lo es en la misma medida que una llave inglesa, un mono y un grifo roto le convierten a uno en fontanero. Los lectores de blogs deberían tener en cuenta, por tanto, que las bitácoras que leen -y de la misma manera que cualquier otra cosa- pueden arreglar la avería o inundar la casa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de mayo de 2006

Más información

  • José M. Cerezo (director)