ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 4 de mayo de 2006
COMERCIO

El bajo coste, factor decisivo para las tiendas digitales

Las ventas tardan en llegar, pero la inversión, en la mayoría de casos, no supera los mil euros - La feria aragonesa de comercio electrónico reúne 42 tiendas virtuales - La desconfianza, principal inconveniente al que se enfrentan

FERNANDO GARCÍA 4 MAY 2006

Archivado en:

Licencia de obras, permiso de apertura, proyectos de arquitecto, decoración, iluminación, aire acondicionado, contratación de personal... Abrir una tienda, por pequeña que sea, cuesta decenas de miles de euros y muchas semanas de papeleo y obras. Una tienda virtual se monta en un mes con una pequeña inversión. Muchas tiendas de las de siempre se han animado a vender en la Red. Las ventas no llenan la caja, pero resultan suficientes para pagar los gastos. La mayoría de las tiendas que participaron la semana pasada en la feria aragonesa de tiendas virtuales coinciden a la hora de hablar de su experiencia tras el mostrador virtual: "Estamos aprendiendo".

Para los compradores, las principales ventajas del comercio electrónico son la comodidad, una mayor oferta y conseguir buenos precios. El bajo coste de montar la tienda y la posibilidad de conseguir nuevos clientes son dos de los factores que más animan a los comerciantes tradicionales a la hora de abrir una sucursal en Internet. Las cifras del comercio electrónico todavía son poco significativas si se comparan con las del tradicional.

A falta de datos más recientes, un estudio de la Asociación de Comercio Electrónico (AECE-FECEMD) muestra que el comercio electrónico minorista en España alcanzó los 1.837 millones de euros en 2004, el 20% más que el año anterior. El internauta español compra desde su casa y no le importa hacerlo en tiendas de otros países (el 31,6% de los compradores realizaba el 52% de las adquisiciones en tiendas virtuales extranjeras).

El pequeño comercio abre escaparate en Internet, por su rentabilidad y bajos costes

La cifra de ventas de las tiendas familiares en Internet no son relevantes, pero muchas apuestan por la Red como un canal donde abrir un escaparate con una pequeña inversión y sin aumentar plantilla. Además, para abrirlas no hace falta pedir permisos de licencias de obras. El mayor inconveniente, según los analistas, es que las ventas de las pymes españolas, también en Internet, son muy inferiores a las de las grandes superficies.

El comercio electrónico funciona. Las cifras lo demuestran. La librería virtual Amazon facturó 8.500 millones de dólares en 2005. Muchos tenderos se animan a lanzarse al mercado digital. Por lo general, las ventas tardan en llegar, pero la inversión tampoco, en la mayoría de los casos, supera los mil euros.

Para atender a los clientes en las tiendas digitales, además, no hace falta contratar personal porque tareas como mirar si ha llegado algún pedido se suman a las que realizan de forma cotidiana los trabajadores. Así, la aventura hace que muchos comerciantes modifiquen sus procesos de trabajo para adaptarse a la Red y, de paso, modernizan sus estructuras en las tiendas donde obtienen los ingresos.

"Hay que estar. Vender más puede ser un mito, pero la empresa que no entre en Internet puede llegar a desaparecer en el futuro", dice Carlos Serrano, profesor de la Universidad de Zaragoza, que recomienda a las tiendas que no están en Internet que empiecen comprando. "Es más barato que vender y se ahorra dinero porque se compra más barato. A mi juicio, es el mejor medio para introducirse en el comercio en red".

Un total de 42 tiendas digitales se reunieron en el parque tecnológico de Huesca la semana pasada en la feria aragonesa de comercio electrónico, una experiencia pionera que, tras el éxito de su primera edición, tendrá continuidad en 2007. Su organizador, el Gobierno de Aragón, considera la idea de ampliarla para toda España e invitar a tiendas francesas.

José Félix Muñoz, director del Observatorio Aragonés de Sociedad de la Información, que ha coordinado la feria, dice: "Los responsables de tiendas virtuales necesitan más contacto con sus colegas. Así que pensamos en reunirlos para que se forme una red para intercambiar experiencias. Se celebran eventos donde se ofrecen herramientas para montar tiendas electrónicas, pero hasta ahora no había ninguno en Europa que sirva para que los comerciantes digitales se reúnan". Muñoz cree que el problema del comercio en la Red para las pequeñas tiendas es "vencer la barrera de la desconfianza".

Ricardo Lop ha vendido espadas por Internet en 81 países / FERNANDO GARCÍA

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana