Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

A la caza del ingeniero

Google lanza un concurso para buscar al mejor informático europeo

"Un desafío mental. Intensa competencia. Mucho dinero". Así promociona Google la edición europea de su Code Jam (Baile de Códigos), una competición que ya ha celebrado en Estados Unidos y Asia con el objetivo de encontrar, premiar y seducir a los mejores ingenieros informáticos del mundo. Los premios suman 30.000 euros y, lo que quizá es más importante para un joven programador, la posibilidad de trabajar en la empresa con más influencia de todo Internet.

El plazo de inscripción para la edición europea del Google Code Jam comenzó el pasado día 1 y estará abierto hasta el 23 (en www.google.com/codejameurope). El 30 de mayo, los participantes inscritos comenzarán a competir en línea (es decir, a través de Internet) en un intento de romper "los códigos de programación más impenetrables que existen", dice la compañía.

Los 50 primeros se repartirán 30.000 euros en premios y podrán trabajar en la empresa

Aunque Google no da muchos más detalles sobre la competición, la última edición estadounidense funcionó de la siguiente manera: los participantes debían elegir entre cinco series de problemas, que tendrían que resolver con programas informáticos. Cada serie tenía dos niveles de complejidad, que puntuaban de acuerdo con su dificultad (es decir, si el concursante elige la más difícil, ganará más puntos). Los ingenieros contaban con 60 minutos para enviar sus soluciones, que después eran examinadas. Si resultaban erróneas, perdían puntos.

En el Google Code Jam europeo se clasificarán los 500 participantes que más puntos hayan sumado. Un total de 250 pasarán a una segunda ronda, donde los desafíos serán algo más difíciles, y los 50 mejores ingenieros, finalmente, viajarán con todos los gastos pagados a Dublín el sábado 29 de junio, y se enfrentarán a las últimas pruebas. Allí se decidirá el ganador, que recibirá 2.500 euros en metálico. Entre el segundo y el quinto clasificados se llevarán mil euros cada uno, y el resto se repartirán entre 750 y 150 euros.

Google deja bien claro que los participantes no tienen asegurado un puesto de trabajo en esta compañía, que tiene en Europa cuatro centros de ingeniería (Dublín, Zúrich, Londres y Trondheim, Noruega). Sin embargo, sí es una manera de acercarse a conseguirlo. "Este nuevo concurso nos brinda la oportunidad de ponernos en contacto con gente inteligente que, además, disfruta resolviendo problemas. Se trata de un método divertido de localizar, premiar y seleccionar posibles futuras incorporaciones en los equipos de Google", explica Shannon Maher, directora de ingeniería en el Reino Unido.

Y es que el Baile de Códigos es ya una tradición en Estados Unidos, donde van por la cuarta edición, mientras que en India -donde trabajan algunos de los ingenieros informáticos más brillantes del mundo- se han celebrado dos. A cada uno de estos concursos se ha presentado una media de 15.000 ingenieros, y el número se duplica cada año. "Se trata de una celebración del arte de la ciencia informática", resume la compañía.

Aún es pronto para saber cuál será la acogida del concurso entre los ingenieros informáticos europeos, pero ayer ya había algunos mensajes en el foro habilitado por Google para los participantes. Algunos de ellos se quejaban de que la compañía haya hecho coincidir la competición con la época de exámenes. Otro ingeniero se extrañaba, mientras, de la escasa cuantía del primer premio, sobre todo comparado con los 10.000 dólares que se llevó el ganador de la competición estadounidense el año pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de mayo de 2006