Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El himno hispano

Estrellas de la música latina graban el himno de EE UU en español para reivindicar los derechos de los inmigrantes

Jimi Hendrix versionó el himno estadounidense en plena guerra de Vietnam en un concierto en Woodstock en 1969. "Pura psicodelia y guitarra eléctrica para tocar el himno nacional según los aires que se vivían en América", explicó entonces Hendrix. Ahora el himno nacional vuelve a sonar -en español- según los aires que soplan en Estados Unidos.

Son aires llegados de los más de 40 países que existen más allá de la frontera que impone el río Grande al sur de Estados Unidos; traídos por los inmigrantes hispanos que hoy son el centro del debate sobre la política migratoria. Aires festivos y reivindicativos en vísperas del paro en defensa de los derechos de los inmigrantes convocado para el Primero de Mayo.

Al menos existen 389 versiones de The Star-Spangled Banner (la bandera bañada de estrellas), según Allmusic.com, que cubren un vasto universo de voces que va desde Duke Ellington a Dolly Parton. Pero nunca antes había sido traducido.

Lo han llamado Nuestro himno. Y lo han grabado estrellas de la música latina como Gloria Trevi, Carlos Ponce, Tito El Bambino, Olga Tañón, Armando Pérez Pitbull y el Premio Grammy haitiano Wyclef Jean. Al estilo del popular We are the World, cada uno de ellos entona una de las estrofas de la canción.

Aunque las primeras palabras conservan el inglés original, la nueva versión está llena de ritmos latinos y pasa enseguida al español. Dice así: "Oh say can you see, a la luz de la aurora? / Lo que tanto aclamamos la noche al caer? / Sus estrellas, sus franjas flotaban ayer / En el fiero combate en señal de victoria, / Fulgor de lucha, al paso de la libertad", dicen las primeras estrofas. El himno se incluye dentro de un disco titulado Somos americanos. Debía de sonar ayer en todas las emisoras de radio hispanas a las siete de la tarde en la Costa Este.

El diario The Washington Post titulaba ayer: "Notas discordantes de un himno". Y exponía la indignación que ha suscitado la traducción en círculos conservadores.

El mismo presidente George W. Bush declaró que no le gustaba nada que hubiera sido traducido. Pero la Constitución no establece ningún idioma oficial. Desde ayer, The Star-Spangled Banner, está disponible en la lengua de Cervantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de abril de 2006