Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Laboral | CONSULTORIO

Deslocalización

La deslocalización es hija de "la globalización". Supone básicamente trasladar la totalidad de la producción de una empresa o parte de la misma a otro país. La finalidad es evidente, reducción de costes y aumento de rentabilidad.

En una sociedad donde las distancias y las comunicaciones se han reducido hasta extremos insospechados y donde la liberalización de mercancías y capitales es cada vez más una realidad, las fronteras desaparecen y las empresas (especialmente las multinacionales) no entienden de nacionalidades. Si pueden producir más barato en otro lado, se irán.

Su destino suele ser economías emergentes. Las empresas se van a mover buscando costes laborables moderados, condiciones de trabajo más flexibles (menores exigencias de seguridad, mayor jornada...), legislaciones menos rigurosas con el medio ambiente, y una cierta estabilidad política con instituciones que aporten confianza, un mínimo nivel en las infraestructuras y una cierta cualificación profesional... Muchos países de la Europa del Este, Latinoamérica y Asia reúnen estas condiciones.

En España ya hemos asistido al cierre de numerosas empresas. Laboralmente hablando la deslocalización se traduce en el cierre del centro y la extinción de los contratos. Tal proceso puede venir precedido de una renegociación de las condiciones de trabajo a fin de "persuadir" a la empresa para que abandone su idea inicial. La consecución de una mayor flexibilidad y una reducción en los costes, en ocasiones, previene la marcha. Las medidas suelen consistir bien en la reducción de los salarios, bien en la extensión de la jornada, manteniendo los mismos sueldos.

En los supuestos en los que la voluntad de la empresa se manifiesta como inamovible, se producirá su cierre, instrumentalizado normalmente a través de un Expediente de Regulación de Empleo, con inclusión de medidas tales como: planes de prejubilación, indemnizaciones y propuestas de recolocación.

La respuesta a este fenómeno pasa por fomentar planes de formación y reconversión, de fomento del I+D e incentivar un entramado empresarial de calidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de abril de 2006