Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

A la espera de Ancelotti y Henry

El Madrid puja con el Barça por fichar al francés, mientras insiste con el técnico italiano

Thierry Henry puede convertirse en el nombre del próximo litigio entre Madrid y Barcelona. La figura elástica del francés ha tentado al Barcelona a ofrecerle un contrato y el Madrid se ha colgado de la misma cuerda con la esperanza de evitar que su rival reciba un refuerzo insuperable y prosiga su dominio en el fútbol español. Al mismo tiempo, el presidente del Madrid, Fernando Martín, sigue esperanzado en que Carlo Ancelotti cumpla el acuerdo que selló ante notario para convertirse en el entrenador del equipo a partir de la temporada 2006-2007. Y es precisamente Ancelotti quien ha reclamado a Henry.

Henry ha reiterado que no anunciará el nombre del equipo en el que jugará la próxima temporada mientras el Arsenal compita en la Liga de Campeones. El equipo inglés defenderá el próximo martes en Villa-real un gol de ventaja en el partido de vuelta de las semifinales y, consecuentemente, aspira a jugar la final del día 17 en París. El delantero francés de 28 años, cuyo contrato con el Arsenal acaba en 2007, dispone de una oferta de renovación por cinco temporadas. El buen comportamiento del Arsenal en el torneo europeo, y especialmente la renovación emprendida por Arsène Wenger en el equipo, con jugadores como el ex azulgrana Cesc, animan a Henry a no descartar la propuesta inglesa.

"Henry seguirá en el Arsenal o vendrá al Barça", afirma una fuente azulgrana

Galliani, máximo responsable del Milan, rechaza de plano la salida de Ancelotti

El Barça ha ofrecido un contrato a Henry porque necesita un delantero después que el sueco Larsson anunciara su intención de regresar a su país. Forlán, jugador uruguayo del Villarreal es una alternativa mientras que Henry es la otra. "No hay que descartar, en cualquier caso, que al final cuajen las dos", confesó un portavoz autorizado del Barça. "Nosotros estamos pendientes de la decisión de Henry, que nos hizo saber que anunciaría si sigue en el Arsenal o se viene al Barcelona. Nada más".

La versión azulgrana fue confirmada por el diario L'Équipe hace un mes. No hay más pistas salvo una declaración enigmática del jugador barcelonista Giuly, compatriota de Henry. "Lo sé todo de Thierry, pero no puedo decirlo". La última novedad es que el Madrid se ha interesado por la situación del jugador al punto que le ha hecho saber que está dispuesto a pujar por su fichaje. Un representante de confianza del presidente Fernando Martín ha viajado a Londres para pedirle al jugador que considere la posibilidad de ocupar el lugar que dejará Zidane si es que finalmente se retira este verano.

Las intrigas versallescas se han extendido por el Bernabéu, donde Fernando Martín resiste a un grupo de directivos y empleados levantiscos. Se trata de hombres muy ligados a Florentino Pérez, el presidente dimisionario que, en los últimos días, da muestras de arrepentimiento. Pérez da síntomas de sentirse traicionado por el sucesor que él mismo nombró. Ahora piensa que, tal vez, una convocatoria de elecciones sería la mejor salida. Su poderosa influencia ha dejado de suponer una ayuda para Fernando Martín, que busca el medio de actuar con autonomía y ganar crédito. No lo tiene fácil, rodeado como está, de miembros del antiguo régimen. La mejor forma de conseguirlo es contratar un entrenador y una estrella de categoría mundial. Lo primero es una empresa que tiene medio acabada. Él mismo se ocupó de que el actual entrenador del Milan, Carlo Ancelotti, firmara un precontrato condicionado a que no siga en su actual club al término de la temporada. Desde el Milan, su administrador delegado, Adriano Galliani, mantiene un pulso pertinaz: "Ancelotti seguirá en el Milan", dijo ayer.

A la espera de que Ancelotti rompa con el club de Berlusconi -tiene contrato hasta el 2009- Martín ha fijado su objetivo en Adriano y Henry. Devaluado el primero, el segundo es del agrado de Ancelotti. Según el diario As el técnico italiano quiere que Henry y Ronaldo sean los puntas de su equipo.

Henry, sin embargo, quiere saber con certeza quién será el entrenador del Madrid la próxima temporada y de qué futbolistas dispondrá antes de pronunciarse, circunstancia que hoy todavía se desconoce.

Martín necesita ganar tiempo y dar forma a su proyecto. Metido en esta lucha negocia con jugadores y técnicos a la espera de la junta directiva que más expectación ha generado en los últimos años en el seno del club de Chamartín. El próximo miércoles, en el Bernabéu, Martín quiere presentarse ante sus compañeros de banco con elementos suficientes para sosegar los focos de disidencia. Precisa el apoyo de al menos siete de los 19 directivos para evitar que los detractores consigan los dos tercios que prescribe el estatuto para pedir la dimisión del presidente, o para forzar unas elecciones. En este sentido, Martín se siente seguro. En los últimos días ha mantenido contactos con sus bases para procurarse un respaldo suficiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de abril de 2006