Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fundador de los Latin Kings en España se niega a declarar sobre una violación

"Llevaba tres días bebiendo", se limitó a decir el acusado Eric Javier ante el tribunal

Eric Javier V. J., considerado por la policía como El Padrino y fundador de la banda de los Latin Kings en España, se negó ayer a declarar ante el tribunal de la Audiencia de Madrid que le juzga bajo la acusación de robar y violar con extrema crueldad a una joven que estaba en un coche con su novio la madrugada del 3 de mayo de 2003. Eric Javier se limitó a decir a los jueces que en la fecha del suceso llevaba "tres días bebiendo" y que no recordaba nada. Aquella noche, dijo, celebró su cumpleaños y se levantó de la cama al día siguiente sobre las cuatro de la tarde.

El abogado de las víctimas asegura que la acción perpetrada supuestamente por Eric Javier y el también acusado en estos hechos Giovanni Francisco M. C. es de las más violentas ocurridas en España en los últimos años. El fiscal pide para los dos encausados un total de 21 años de prisión como autores de un delito de robo con intimidación y uso de un medio peligroso (una barra de hierro), otro de detención ilegal y otro de violación. La acusación particular reclama para los acusados siete años más de cárcel que el fiscal. La defensa, la libre absolución.

Eric Javier y Giovanni se sientan desde ayer en el banquillo de los acusados de la Sección Cuarta de la Audiencia madrileña, que preside Juán José López Ortega. Según el fiscal, los hechos sucedieron sobre las seis de la mañana del 3 de mayo de 2003. La chica y su novio se hallaban en la Casa de Campo, en el interior de un turismo. "De forma sorpresiva", señala el fiscal, "aparecieron Eric Javier y Giovanni. Este último portaba una barra de hierro en la mano. Con ella rompió a golpes la ventanilla del conductor del vehículo. Eric Javier llevaba una pistola".

Bajo la amenaza de la barra metálica, los acusados "ordenaron a la mujer que les entregara el bolso que llevaba", mientras que al hombre, que se hallaba desnudo completamente, le obligaron a meterse en el maletero del coche. Ahí le tuvieron durante unos 25 minutos".

Luego, Eric Javier sacó supuestamente del turismo a la mujer, la cogió de la mano y, sin soltar la pistola, la alejó unos cuantos metros del lugar donde estaba el coche y le ordenó que se tumbara en el suelo. "Le quitó la ropa interior, la violó y la obligó a que le hiciera una felación", destaca el ministerio público. Después, Eric Javier prosiguió con sus fechorías. Se desprendió de la ropa interior de la chica y ambos volvieron al coche, donde Giovanni seguía custodiando al novio, desnudo en el maletero. "Contad hasta 100", les dijeron antes de huir con las llaves del coche. La chica liberó a su novio del interior del maletero y pidieron ayuda a un automovilista, que los llevó a un hospital.

Jefe de jefes

Pese a que Eric Javier es presuntamente el líder en España de los Latin Kings, el juicio de ayer no tiene nada que ver con otros supuestos delitos que pesan también sobre él por las actividades de esta banda. La policía tomó conciencia de la implantación de los Latin King en España tras la detención de Eric Javier (Guayaquil, Ecuador, 30 años) el 14 de mayo de 2003. A raíz de esta violación, la policía hizo un registro en su casa y halló "numerosa documentación con el anagrama Latin Kings, tampones del mismo y fichas con nombres de afiliados" de la banda.

Eric Javier llegó a España el 30 de julio de 1999 para reunirse con su madre. La policía cree que huía de rivalidades internas de la propia banda y de la presión policial en su país. Tras unos meses en España, regresó a su país, donde se reunió con King Jean, jefe de los Latin Kings en Ecuador. Fue cuando pidió permiso a Jean (y lo obtuvo) para fundar los Latin Kings en España, pero bajo la estructura de la banda en Ecuador.

En la sesión del juicio de ayer, Eric Javier se mostró sereno. Se negó a declarar a las preguntas planteadas por el fiscal y el abogado de las víctimas. "Ese día estuve celebrando mi cumpleaños con unos amigos y estuvimos bebiendo alcohol en Príncipe Pío. Lo siguiente que recuerdo es que me levanté a las cuatro de la tarde del día siguiente en mi casa", dijo. Añadió que apenas conocía al otro acusado, Giovanni. Éste también negó su implicación en los hechos. Admitió, eso sí, que reconoció haber asistió al cumpleaños de Eric Javier, pero que sobre las dos de la madrugada se marchó con su esposa de la fiesta.

El juicio continuará hoy con la declaración de las dos víctimas. El tribunal ha advertido a los periodistas de que hay que preservar la identidad de las víctimas y de que no se pueden hacer descripciones físicas de ellas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de marzo de 2006