ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 14 de marzo de 2006
Crítica:'HIP HOP' | K. West

Para toda la familia

Vestía cazadoras deportivas, pero no eran las típicas. Una tenía un estampado propio de una chaqueta, otra lucía cordonería de húsar, casi siempre una camisa blanca por debajo. Estilo neo-hip-hop para quienes no quieren parecer seguidores de libro. Igual que su música, hip-hop para casi todos los gustos, espectáculo más allá de los lugares comunes y una sección de cuerda conviviendo con un disc-jockey para visualizar, a la postre más que para escuchar, cómo Kanye West se sale de los márgenes tópicos y define un hip-hop abierto al soul, al pop, al funk y al rhythm and blues. La nueva mirada.

Pasó por Barcelona dejando claro que él sí puede ir más allá y asentar el hip-hop entre el público sin filiación. Cierto que cuando entraba la cuerda el batiburrillo de sonido era notable, cierto también que por momentos faltó la pegada, contundencia y energía de un concierto de hip-hop a secas, pero incluso en eso Kanye West mostró recursos y tiró de un espléndido Common para dejar a su protegido lucirse con tres temas. Sensacional The light, en básica clave gramatical de hip-hop. Uno de los momentos del concierto, sin duda.

Kanye West

Razzmatazz. Barcelona, 12 de marzo.

El resto los protagonizó un Kanye West pletórico que tiene en sus espléndidas piezas la mejor baza. Pronto fundió los plomos a la audiencia con la maravillosa Heard'em say, antesala de un concierto que tuvo marcado acento melódico, una puesta en escena correcta aunque no imaginativa y la velada promesa de que el hip-hop puede salir de los recintos de la militancia para instalarse en la vida de las personas más alejadas de la palabra rimada.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana