Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre anuncia que las obras del metro a La Fortuna comenzarán esta legislatura

La oposición replica que el compromiso fue incumplido por el consejero Granados

La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, anunció ayer que las obras de ampliación de la línea 11, que llevarán el metro al barrio de La Fortuna, empezarán en la actual legislatura (que concluye en la primavera de 2007). Aguirre aseguró a los vecinos de ese barrio de Leganés que invertirá 150 millones en hacer tres kilómetros de metro que unirán el PAU de Carabanchel con La Fortuna. Según PSOE e IU, el consejero de Presidencia, Francisco Granados, se comprometió con la oposición en 2004 a empezarlas en el actual mandato, aunque el PP rompió en 2005 el acuerdo.

Los vecinos de La Fortuna llevan años reivindicando la ampliación de la línea de metro hasta su barrio. Ayer, la presidenta de la Comunidad anunció que las obras del proyecto comenzarán en esta legislatura. Luego recalcó que el compromiso que adquirió durante la campaña electoral era únicamente para realizar los estudios para comprobar si la obra era posible.

Sin embargo, según el diputado regional de IU Eduardo Cuenca, el PP ya había adquirido el compromiso de empezar el proyecto en esta legislatura cuando el actual consejero de Presidencia, Francisco Granados, estaba al frente de la Consejería de Transportes e Infraestructuras.

Aguirre, que acudió a La Fortuna acompañada de la actual consejera de esta área, María Dolores de Cospedal, explicó a los vecinos que su Gobierno invertirá 150 millones para construir tres kilómetros de trazado de metro. El nuevo tramo partirá desde la futura estación del PAU de Carabanchel -todavía en construcción-, y permitirá conectar con las cocheras de Cuatro Vientos. Según la presidenta, el adelanto en las actuales obras de ampliación -las que llevan la línea 11 hasta el PAU de Carabanchel- permitirá también avanzar el comienzo del proyecto de ampliación hasta La Fortuna.

Aguirre explicó que siguiendo los plazos previstos, a finales de este año podría comenzar el proceso de licitación de las obras, cuya adjudicación se realizaría a comienzos de 2007. Además, confirmó que los trabajos se realizarán mediante tuneladora, cuyo pozo de ataque se ubicará en las futuras cocheras de Cuatro Vientos. Desde allí avanzará hacia la estación de La Fortuna, situada cerca de la avenida de la Libertad y el parque Serafín Antón, para unirse finalmente, tras pasar por debajo de la M-40 y la M-45, con la estación del PAU de Carabanchel.

Los vecinos mostraron su preocupación por que la estación que se construirá esté situada "en una zona que dé servicio al mayor número de vecinos posible" ya que en La Fortuna viven unas 25.000 personas.

Vieja reivindicación

Según el diputado socialista José Quintana, "el compromiso ya había sido adquirido por Granados". Sin embargo, continuó, al ser nombrada Dolores de Cospedal se olvidó de la promesa y "se tuvo que presentar una proposición no de ley para que se realizara la ampliación".

El 21de abril de 2005, según el PSOE, se discutió la proposición a propuesta de PSOE e IU, en la que se reclamaba al Gobierno regional que las obras del metro a La Fortuna se iniciaran en la presente legislatura, que termina el próximo año. La proposición fue rechazada y el PP expresó su voluntad de que el proyecto comenzase en la siguiente legislatura.

El PSOE denunció de nuevo el viernes pasado la demora en la construcción de la ampliación del metro porque, según Quintana, "el barrio sólo dispone de una línea de autobús que lo conecta con Aluche". Ese día, el grupo socialista anunció nuevas medidas de presión si el PP no atendía las reivindicaciones de los vecinos.

Según el mismo diputado socialista, el hecho de que Aguirre anunciase ayer el adelanto de las obras responde a "una forma de trabajar que sólo busca el beneficio partidista". Quintana, que aseguró alegrarse por los vecinos de La Fortuna, insistió en que la presidenta regional está inmersa en "una enloquecida espiral electoralista", por lo que le recomendó "que se calme porque falta mucho para las elecciones y puede desfondarse".

Además, los socialistas aseguraron que se mantendrán vigilantes frente al anuncio de la presidenta regional, porque "no es una persona que cumpla sus promesas". Igual de escépticos se mostraron en IU, cuyo diputado Eduardo Cuenca advirtió de que espera que "no se trate de una maniobra dilatoria del Gobierno regional".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de febrero de 2006