ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 2 de febrero de 2006

El caso de las agresiones filmadas con móvil se salda con una multa de 50 euros

El fiscal pide 900 euros para el autor material de las bofetadas

Barcelona 2 FEB 2006

David Sánchez Zamora, de 26 años, uno de los dos detenidos hace dos semanas en L'Hospitalet por abofetear a transeúntes indefensos mientras su compañero Alberto Sánchez Torres, de 27 años, los filmaba con un móvil, aceptó ayer la multa de 50 euros solicitada por el fiscal en el juicio de faltas. Sánchez Zamora culpó de las agresiones a su amigo, que no se presentó al juicio. El fiscal pidió para Sánchez Torres una multa de 900 euros por un delito de maltrato de obra, como autor de las agresiones.

En el Juzgado de Instrucción número 21 de Barcelona se celebró ayer el juicio rápido por una falta de lesiones los dos agresores, que pegaban a sus víctimas, escogidas al azar, a las que asaltaban al grito de "¡sonríe, Willy!". Los dos agresores no tienen antecedentes penales.

El fiscal rebajó a 50 euros la multa de David Sánchez Zamora, considerado cooperador necesario, dado su "arrepentimiento y confesión". Éste entró y salió del juzgado con el rostro cubierto para eludir a los numerosos fotógrafos que lo esperaban, aceptó la sanción propuesta por el fiscal y acusó de las agresiones a su compañero, tras asegurar que él sólo conducía el coche en el que ambos circulaban cuando iban en busca de víctimas.

"Fue una locura de él, no sé", se limitó a mascullar Sánchez Zamora cuando el fiscal le preguntó por el motivo de las agresiones. Tras el juicio, su abogada puntualizó que el acusado "siente mucho lo ocurrido y pide disculpas a quien haya podido ofender".

El fiscal aclaró que pidió la pena mínima para Sánchez Zamora por su arrepentimiento, mientras que para Sánchez Torres pidió la multa de 900 euros o 15 días de prisión en caso deimpago, por ser el autor material de la "gratuita agresión" y no haber tenido, "ya no la valentía, sino la decencia" de presentarse al juicio.

El ministerio público justificó la "considerable pena" que pide para Sánchez Torres aduciendo que éste no ha mostrado ningún tipo de arrepentimiento y que el objetivo es evitar que vuelvan a producirse hechos similares dada la "grave alarma social" causada.

En el juicio declaró como testigo uno de los agentes de los Mossos d'Esquadra que confiscaron los móviles a los detenidos, tras recibir una llamada telefónica de una persona que les advertía de que en la calle de Sants de Barcelona había dos jóvenes que abofeteaban a transeúntes y grababan las agresiones con un móvil.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana