Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad de Madrid registró un homicidio cada seis días durante 2005

Los ajustes de cuentas están a la cabeza de las muertes violentas de la región

Cuando sólo faltan unas horas para acabar 2005, la región mantiene el mismo número de homicidios que en 2004: 59 muertes violentas. Esto arroja una media de un asesinato cada seis días. Lejos queda ya el año 2003, que se cerró con 100 crímenes.

Un aspecto que destaca en esta larga serie de homicidios es que los españoles siguen siendo la nacionalidad con más víctimas. Un total de 40 personas han perdido la vida en los últimos 12 meses, frente a las 18 que tenían un pasaporte extranjero. Una de las víctimas está aún sin identificar. La mayoría son hombres.

Uno de los crímenes que más alarma social causó fue la muerte a tiros del joyero Antonio Sancho Arevalillo, de 54 años, en su comercio de la calle de Felipe II, en Móstoles. Tres asaltantes entraron pistola en mano y se apoderaron de todas las alhajas que había en el local. El dueño les dijo que estaban siendo grabados por una cámara. Fue en ese momento cuando fue tiroteado por la espalda. Murió a los pocos minutos.

La capital sigue siendo el lugar más peligroso de toda la región. De los 59 homicidios, 32 se han producido en Madrid. Por distritos destaca Carabanchel por segundo año consecutivo, con seis muertes violentas. Una de las que están pendiente de resolver es la de Ángel Linares Quiles, de 45 años, tras mantener una fuerte pelea en la calle de Baleares.Por peligrosidad, le siguen los distritos de Centro (con cinco casos) y Ciudad Lineal (con cuatro). Por el contrario, hay siete distritos a los que no han tenido que acudir en los últimos 12 meses los agentes de la Sección de Homicidios. Se trata de los de Barajas, Fuencarral, Latina, Moncloa-Aravaca, Moratalaz, Tetuán y Usera.

La eficacia de los investigadores es de las más altas que se ha dado en los últimos años, según reconocen los mandos. En el caso de la Jefatura Superior de Policía, que controla la capital y los municipios de más de 50.000 habitantes, ha resuelto 39 casos, lo que supone una efectividad cercana al 80%.

La Guardia Civil ha mantenido el número de muertes violentas con respecto a otros años. De los ocho crímenes que ha tenido en su territorio ha resuelto siete, lo que ofrece una eficacia del 87,5%. Uno de los casos más graves que tuvo fue el de San Martín de la Vega, en el que un hombre acribilló a tiros al nuevo compañero sentimental de su ex mujer. Ocurrió el 18 de noviembre en la calle de Residencial San Martín. La víctima fue Enrique Ruiz Sánchez, de 36 años. El detenido era Jesús H. P., de 38. Era el primero de los dos homicidios registrados en este municipio de 16.000 habitantes.

Tres municipios están a la cabeza en los 25 crímenes de 2005 que han ocurrido fuera de la capital. Se trata de Móstoles, Getafe y Torrejón de Ardoz, que han sufrido cuatro homicidios cada uno. Precisamente, en Móstoles murió apuñalado Emilio López Romero, de 23 años, durante una discusión en un bar de copas. La víctima recibió un navajazo en el hemotórax y murió al poco, pese a ser trasladado al cercano hospital de la localidad.

Justo 14 días después moría tiroteado el supuesto autor de las puñaladas en la avenida de la Albufera, en Puente de Vallecas. Joaquín Carrasco Montoya, de 40 años, cayó abatido tras recibir tres balazos en el pecho, el abdomen y la cintura. Por este último crimen fue detenido Nicanor López Romero. Dos casos resueltos por los investigadores.

Las peleas y las reyertas han sido la causa de muerte principal, con 25 casos, seguido de los ajustes de cuentas y los motivos personales. La mayoría de los detenidos han sido extranjeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de diciembre de 2005