Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EXPOSICIÓN EN ESTADOS UNIDOS

'Spain Builds'

España construye; pero no arquitectura española. A diferencia de la mítica Brazil Builds, que en 1943 presentó en el MOMA la reinterpretación tropical y sensual de la modernidad como una arquitectura inequívocamente brasileña, On-Site coloca bajo los focos del mundo los últimos proyectos y obras en España, concediendo a nuestro país el raro honor de una exposición monográfica, pero sin reclamar para él otro atributo que la excelencia. Variedad y apertura son en efecto los dos rasgos de la muestra: variedad de lenguajes producto de la diversidad de autorías, sin que se adviertan rasgos comunes que definan grupos o escuelas, porque si no existe una arquitectura española, menos aún arquitecturas generacionales o regionales; y apertura, por cuanto casi un tercio de los autores expuestos son extranjeros, subrayando tanto la voluntad española de abrirse al talento exterior como el interés de las estrellas internacionales en España.

La mera relación de estas últimas es ya impresionante: Chipperfield, Eisenman, Gehry, Koolhaas, Hadid, Herzog & de Meuron, Ito, Mayer, Mayne, MVRDV, Nouvel, Rogers, Perrault, Sejima & Nishizawa, Siza. Pocos lugares del planeta pueden jactarse de una concentración similar de brillo arquitectónico, una circunstancia aún más notoria si se recuerda que la mayoría de ellas tiene varios encargos en el país, y que grandes firmas con importantes proyectos en España no figuran en la exposición. Pero este desembarco de las oficinas internacionales se produce en el contexto de una producción local de muy alta calidad, que puede compararse favorablemente con las arquitecturas importadas, y que cada vez tiene una mayor presencia en la escena global.

Aunque la lista de estudios españoles representados en el MOMA es demasiado extensa para comentarse en detalle, acaso merezca mencionarse que sólo cinco de ellos -Ábalos y Herreros, Arroyo, Mansilla y Tuñón, Mangado y EMBT- aparecen tanto en la relación de proyectos como en la de obras, dentro de un elenco de trabajos que cubren esforzadamente la Península y los archipiélagos balear y canario. De todas las comunidades autónomas -si consideramos La Rioja, representada por las bodegas de Gehry en Elciego- se muestra algún proyecto en Nueva York, una ecuanimidad geográfica que tiene origen en el empeño y los innumerables viajes por España del comisario de la exposición, que cierra con ella sus trece años al frente del departamento de arquitectura del museo.

Es quizá significativo que -en lugar de una exposición de tesis- Terence Riley haya decidido despedirse con una muestra de esta naturaleza, necesariamente diversa y dispersa, pero es posible que la fragmentación desorientada de los tiempos se exprese mejor a través de una colección heteróclita de proyectos excelentes. En todo caso, el comisario ha querido subrayar las raíces históricas de este espectacular florecimiento de arquitecturas en España promoviendo un libro complementario, realizado por la revista Arquitectura Viva, donde se ilustran los orígenes del panorama actual en las décadas de la democracia, que eligió representarse a través de la arquitectura moderna, y aun del franquismo, durante el cual desarrollan la mayor parte de su carrera los maestros de las actuales generaciones, Coderch, De la Sota, Oíza o Fisac.

Esta continuidad esencial -unida a la rigurosa formación politécnica que imparten las escuelas, el poder gremial de los colegios profesionales y la supervivencia de oficios artesanales- fue la base de las obras que en los años ochenta fascinaron al mundo, con la puesta de largo de 1992. Sin embargo, todos esos soportes de la calidad arquitectónica están hoy en crisis, y no cabe descartar que la degradación experimentada en el urbanismo y el paisaje se extienda a la arquitectura, demasiado dependiente de la prosperidad inducida por el boom inmobiliario y de la generosidad ostentosa de las administraciones públicas. Pero mientras eso sucede, no podemos sino felicitarnos de que la arquitectura sea nuestra carta de presentación en el exterior y la más celebrada de nuestras manifestaciones culturales; y no podemos sino agradecer al MOMA -25 años después del retorno del Guernica- este nuevo gesto de aprecio y amistad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de diciembre de 2005