Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BCE anuncia una inminente subida de tipos de interés en la zona euro

Trichet asegura que no pondrá en peligro el crecimiento ni los puestos de trabajo

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), el francés Jean-Claude Trichet, anunció ayer que está dispuesto a elevar los tipos de interés en la zona euro de forma inmediata, probablemente, en su reunión del próximo 1 de diciembre. Según Trichet, tras dos años y medio en el 2%, los tipos se pueden subir -en principio, un cuarto de punto-, para afrontar el riesgo de inflación. Trichet realizó esta declaración de forma inesperada, aunque lleva semanas preparando el terreno. Trichet aseguró que la decisión "no pondrá en peligro el crecimiento económico ni los puestos de trabajo".

La sesión de tarde del Congreso Europeo de la Banca que se celebraba ayer en Francfort transcurría en medio del tedio propio de un debate sobre la responsabilidad compartida en los mercados financieros. Tras la intervención del director gerente del Fondo Monetario Internacional, Rodrigo Rato, le tocó el turno a Trichet. El moderador, el presidente del Dresdner Bank alemán, Herbert Walter, dijo en tono de broma que también podía tratar el tema de los tipos de interés. Trichet le tomó la palabra.

Embalado y fuera del texto repartido con su discurso, Trichet dijo: "El consejo de gobernadores está listo para tomar una decisión. Tras dos años de mantener los tipos en los niveles históricamente más bajos, se pueden subir para afrontar el riesgo de inflación". Añadió Trichet que esta subida contribuirá a mantener la estabilidad y "no pondrá en peligro el crecimiento económico ni los puestos de trabajo".

En los pasillos del congreso se interpretó la declaración como un anuncio de que en la próxima reunión del BCE, fijada para el 1 de diciembre, se decidirá una subida moderada de los tipos, que se pronostica en 0,25 puntos. Desde hace semanas el BCE insinuaba la posibilidad de una subida del precio del dinero como medida preventiva para frenar una incipiente inflación que en Europa alcanza ya el 2,5%, debido sobre todo al encarecimiento del petróleo. Se ha rebasado el 2% que el BCE tiene como límite ideal.

Esto, unido a la publicación de las cifras europeas de crecimiento del tercer trimestre, que invitan a un ligero optimismo (la zona euro crece un 1,5% anual), aparece como el detonante que animó al siempre cauteloso Trichet a lanzar la noticia de la posible subida.

Desde junio de 2003 los tipos de interés en la zona euro se mantienen en un 2%. Si se cumplen las previsiones la posible subida el próximo 1 de diciembre sería la primera en cinco años. Cuando ayer en Francfort llegó el turno de preguntas le pidieron a Trichet que ampliase sus declaraciones. El presidente del BCE cortó con un "dije lo que tenía que decir". No obstante añadió que, desde su creación, la política del BCE había sido la creación de confianza en el euro y "hemos tenido un extraordinario éxito. Hemos conseguido generar confianza y credibilidad".

Mantener la estabilidad

A otra pregunta sobre si la subida de tipos de interés y del IVA en Alemania no podría desencadenar una recesión similar a la de hace 12 años en Japón, Trichet respondió: "Primero, no se puede comparar Alemania con Japón". A continuación Trichet dijo que las decisiones se toman en función de la economía de 12 países "Alemania es muy importante, representa el 30% o más, pero las decisiones se toman sobre la base de esa gran economía continental. Como si necesitase reafirmar la decisión de subir los tipos concluyó Trichet con la afirmación: "Tenemos que mantener la estabilidad a corto a medio y a largo plazo".

El euro respondió con optimismo a las palabras de Trichet. Poco después del anuncio, la moneda europea cotizaba a 1,1709 dólares, frente a los 1,1683 de mediodía.

Antes de la declaración de Trichet se habían producido en el congreso intervenciones de signo contrario sobre la subida de tipos, entre ellas la del viceministro italiano de Economía, Mario Baldassarri, y la del presidente del Banco Federal alemán (Bundesbank), Axel Weber.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de noviembre de 2005