Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Ejecutivo navarro propone un sistema de retribución variable a sus empleados

El Gobierno de Navarra ha propuesto a los 23.000 trabajadores de la Administración foral, organismos autónomos y entidades locales un nuevo sistema de retribución variable que prime la productividad en las jefaturas y penalice el absentismo laboral. El Ejecutivo de UPN-CDN plantea que el modelo se autofinancie con el fondos destinado a pagar los atrasos por la desviación del IPC. Calcula que el coste de la nueva fórmula será de 5,4 millones de euros.

En el inicio de la ronda negociadora del nuevo convenio de la función pública, previsto para los años 2006 y 2007, el Gobierno navarro ha puesto ejemplos concretos de estos incentivos. Se partiría de cuantías máximas de entre 300 y 150 euros, según categorías, a cobrar si el trabajador no se ausenta ni un día de su puesto. Esas sumas se irían reduciendo en función del nivel de absentismo. Para las jefaturas, la paga en función de los objetivos de dirección establecidos oscilarían entre un máximo de 750 y 350 euros anuales según categorías. Los sindicatos no quieren perder un fondo dotado actualmente con nueve millones de euros por cada punto de masa salarial a compensar según la desviación del IPC. El Gobierno foral calcula que las primas variables en jefaturas supondrán 1,3 millones y el premio al bajo absentismo otros 4,1 millones.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de noviembre de 2005