Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente iraní afirma que Israel debe ser "borrado del mapa"

El presidente de Irán, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad, declaró ayer públicamente durante una conferencia sobre el sionismo que Israel debía "ser borrado del mapa". "Si Dios quiere, seremos testigos de un mundo sin EE UU y sin la entidad sionista", declaró. Es la primera vez en muchos años que un alto cargo iraní llama a la desaparición del Estado israelí. La Casa Blanca e Israel condenaron las declaraciones de Ahmadineyad.

El presidente de Irán participaba ayer en Teherán en una conferencia titulada El mundo sin el sionismo ante unos 4.000 estudiantes cuando citó al ayatolá Jomeini, fundador de la República Islámica de Irán, que siempre llamó a la destrucción del Estado israelí: "Tal como dijo el imán [Jomeini], Israel debe ser borrado del mapa". Los estudiantes le respondieron: "Muerte a Israel". El presidente iraní insistió en que "la nación musulmana no permitirá a su enemigo histórico vivir en su corazón".

Ahmadineyad se mostró, además, convencido de que una nueva oleada de violencia en Palestina servirá para conseguir este objetivo. "Los combates en tierra ocupada son parte de una guerra para su destino", dijo. El presidente iraní advirtió a los países o líderes que reconocieran a Israel que "se quemarán en las llamas de la ira de sus propios pueblos", serán "malditos de por vida" y que habrán "traicionado al mundo islámico".

Israel es, para Ahmadineyad, la creación de las "fuerzas de opresión mundiales", una clara referencia a Estados Unidos. Hablando de "una guerra histórica de varios siglos entre el opresor y el mundo islámico", el presidente iraní declaró que "el último bastión del islam cuando los opresores crearon el régimen sionista". "Lo utilizan como puesto para difundir sus ideas en el mundo islámico", declaró.

Reacción de España

Israel no tardó en reaccionar y en condenar las palabras de Ahmadineyad. El ministro de Asuntos Exteriores israelí, Sylvam Shalom, declaró que su país consideraba a Irán como un peligro "evidente y actual". "Este tipo de régimen es extremista y sería una pesadilla para la comunidad internacional si consiguiese la bomba atómica", declaró Shalom. El vicepresidente israelí, Simon Peres, pidió la expulsión de Irán de la ONU.

Para Estados Unidos, las declaraciones de Ahmadineyad contra Israel "subrayan" y "confirman" las preocupaciones de Washington sobre las ambiciones nucleares de Teherán, según el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan. En Europa, España, Francia y Alemania, entre otros países de la UE, condenaron con firmeza el discurso del presidente iraní. El ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, expresó anoche su "rotundo rechazo" y convocó para hoy por la mañana al embajador iraní en Madrid para transmitirle su protesta. El ministro "ha expresado su rechazo en los términos más tajantes" a estas declaraciones, señaló un comunicado de Exteriores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de octubre de 2005