Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El grupo Nightwish despide a su vocalista

El mismo día que el aclamado grupo finlandés Nightwish terminaba con gran éxito la gira internacional de su quinto álbum Once en esta nórdica capital, el jefe del grupo, y sintetizador Tuomas Holopainen procedió a entregar la carta de despido a la vocalista Tarja Turunen considerada por muchos como la actual reina de la música heavy. Terminaban así nueve años de trabajo conjunto. La carta hecha pública el domingo dice lo siguiente: "Tus actitudes, tu conducta ya no pertenecen a Nightwish. Somos un grupo musical donde lo principal debe ser el sentimiento expresado a través de la música. Para ti, en la actualidad, desgraciadamente importan más los negocios, el dinero y tus otras actividades musicales. Así no podemos continuar".

Según Holopainen, la gota que rebalsó el vaso, fue cuando, hace poco, un concierto en Oslo, donde se había colgado el letrero de "No hay billetes", tuvo que ser suspendido porque Tarja "tenía que practicar para un concierto particular y encontrase con entrañables amigos". El músico finlandés asegura que el grupo continuará sus actividades programadas sin Tarja Turunen. La vocalista de 30 años, con estudios de canto lírico, le impregnó al grupo un dote gótico que tantos éxitos le ha dado.

Nightwish lleva cerca de un millón de ejemplares vendidos de Once. Entre uno de los más clamorosos éxitos del grupo está la banda sonora de la película El señor de los anillos. Las relaciones se vienen empeorando desde que en el año 2002, cuando Tarja contrajo matrimonio con el agente musical argentino Marcelo Cabuli. Desde la aparición de Marcelo en su carrera Tarja ha compaginado su vida entre Buenos Aires y Finlandia. Incluso dirige una escuela de canto en la capital argentina. Para Holopainen y los demás miembros esto le impide a Tarja a asistir incluso a los ensayos. "Marcelo fue la serpiente que se apareció en nuestro paraíso", dijo el sintetizador en una referencia a la leyenda bíblica.

Por su parte la vocalista entregó un escueto comunicado donde dice estar "conmocionada por la forma cruel" como el asunto ha sido tratado. La carta del grupo también explica que Tarja y los demás miembros de Nightwish no se hablan desde hace un año, y que durante la última gira, fuera del escenario simplemente se ignoraban.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de octubre de 2005