Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acebes afirma que el PP recurrirá al Constitucional contra las bodas gays

Los populares sólo esperan a que sus expertos jurídicos concluyan el texto de la impugnación

El PP mantiene su decisión de presentar un recurso de inconstitucionalidad contra la ley que permite las bodas de personas del mismo sexo aprobada en el Congreso el 30 de junio pasado. Ángel Acebes, su secretario general, aseguró ayer que "el PP no tiene ninguna duda sobre la inconstitucionalidad de los matrimonios homosexuales". Acebes añadió que sus juristas aún no han concluido la redacción de ese recurso. "Cuando esté concluido, lo daremos a conocer", aseguró. Según el propio Acebes sólo si ese trabajo jurídico desaconsejara rotundamente la presentación del recurso, éste no se presentaría. Pero esa es una hipótesis más que improbable, según la cúpula del PP, pues la "decisión política" es de presentarlo.

La declaración del número dos del PP se produjo en respuesta a una pregunta sobre las dudas que han surgido dentro de ese partido para presentar el recurso ante el Tribunal Constitucional. Acebes intentó destacar que "la posición del PP no ha cambiado" desde que, antes del verano, Mariano Rajoy tuvo que zanjar un amago de rebelión de un grupo de diputados que se oponía a votar en contra de esta norma.

Aquello ocurrió en la última reunión del grupo parlamentario del Congreso. Incluyó un choque dialéctico entre el portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, y el jefe de Gabinete de Rajoy, Francisco Villar, que es diputado por Madrid. Villar tomó la palabra para defender a la diputada Celia Villalobos, que había propugnado la conveniencia de que el PP no se opusiera a las bodas gays, pues eso, a su juicio, da una imagen muy derechista del partido y lo que conviene es que ofrezca una imagen más centrada a la sociedad. Ese día, Zaplana le dijo a Villar que sobre las bodas gays ya había una decisión adoptada por el partido y respaldada por Rajoy. Para dejar clara tal posición, el propio Rajoy acudió días después a la votación en el Pleno de la ley, y todos sus diputados, a excepción de Villalobos, rechazaron ese proyecto, que salió adelante con los votos del PSOE y sus socios parlamentarios.

Sin embargo, el fondo de la disputa ha quedado entre los populares a la espera de conocer si se presentaría o no el recurso de inconstitucionalidad a esta norma. Antes del verano, Rajoy anunció que iba a encargar a un grupo de juristas "de reconocido prestigio" la elaboración del recurso, que debe presentarse en el alto tribunal antes del 3 de octubre. Pero el silencio que siguió a aquella declaración ha desatado una serie de cábalas entre los diputados y senadores del PP sobre si finalmente Rajoy no plantearía el recurso.

Algo así habría tenido una lectura salomónica dentro del PP: dio la razón a los que se oponen a las bodas gays rechazando el proyecto, pero no presenta el recurso para congraciarse con quienes las apoyan.

Esta tesis, en todo caso, no se corresponde con la realidad, según diversas fuentes de la dirección del PP que tienen línea directa con Rajoy y que aclaran que la "decisión política" es presentarlo. Solamente habría una reconsideración de esta decisión en el caso de que los juristas adviertan a Rajoy que no tiene "ninguna posibilidad" de que el Tribunal Constitucional admita, siquiera a trámite, el recurso contra las bodas gays. Así lo reconocen dirigentes como Acebes y Zaplana en conversaciones privadas.

Los servicios de prensa del PP intentaron ayer restar relevancia a la respuesta de Acebes pues, según su estrategia de comunicación, era un día para que todo el foco se concentrara en la conferencia que Mariano Rajoy iba a pronunciar en el Foro Financiero de La Caixa en Barcelona. Con esa táctica trasladaron que aún no hay un anuncio oficial sobre el recurso. Es verdad que la firma de Rajoy no se ha plasmado, pues está a falta de que los juristas concluyan su informe.

Si finalmente el PP presenta el recurso, ello no paralizaría la ley. Hasta el 12 de septiembre se habían casado en España 27 parejas homosexuales, y más de 300 habían iniciado los trámites, según el ministerio de Justicia. En cuatro casos los jueces han impedido la realización de las bodas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de septiembre de 2005