Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Incineración

En respuesta a la carta del señor Xavier Garmendia [publicada el 27 de agosto] quisiera realizar la siguiente aclaración. La empresa DPA (Desarrollo y Protección Ambiental), de la que es director general el señor Garmendia, ha redactado los dos planes de gestión de residuos urbanos, de Guipúzcoa y la comarca de Txingudi. Ambos planes son similares y plantean la incineración de casi el 70% y del 60% respectivamente de nuestros residuos.

Alfonso del Val, reconocido experto en gestión de residuos, analiza el plan integral de Guipúzcoa en un libro, donde demuestra que sus redactores parten de una decisión previa de incinerar las basuras sin antes analizar otras realidades. Lo mismo sirve para el plan de Txingudi.

A su vez, DPA forma parte junto a Cementos Lemona y Cementos Rezola de la empresa Neuciclaje, dedicada mayoritariamente a transformar los neumáticos usados en combustible para quemar en las cementeras. El señor Garmendia es miembro del Instituto para la Sostenibilidad de los Residuos, antes llamado Club Español de los Residuos, al que los ecologistas catalanes llamaban el Club de la Cerilla por su gran afición a solucionar los problemas de los residuos mediante su combustión. Con semejante currículo no puedo más que pensar en los intereses proincineradores de esta empresa y sus directivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de septiembre de 2005