ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 7 de septiembre de 2005
Crítica:LA LIDIA | Feria de Valladolid

Resignación

Otra tarde con ganado de medio pelo. Otro festejo anodino, sin contenido, exento de arte y huérfano de emoción. Tres jóvenes espadas, desganados, como si les pesara la temporada. Su toreo anodino, tosco, vulgar, cuando no ventajista, con el denominador común de la pesadez. Un día más, la afición salió resignada del coso.

Uceda Leal en su primero quiso y no pudo lucirse con el capote, incluso salió trompicado de la media que abrochó tres rectificadas chicuelinas. Lo que siguió fue un despropósito lleno de enganchones, pases perdidos cuando no carreras. En el otro dejó que se convirtiera la lidia en una capea de pueblo. Desangelado y sin propósito de la enmienda, perdió los papeles escuchando las protestas del respetable. Como director de lidia resultó un estorbo. Su situación, siempre enfrente de donde estaba el problema.

Puerto / Uceda, Perera, Capea

Cinco toros del Puerto de San Lorenzo y el 6º de La Venta del Puerto, desiguales de presentación, escasos de fuerza, mansos y manejables. Uceda Leal: estocada (saludos); tres pinchazos, estocada, cinco descabellos -aviso- descabello y pitos; Miguel Ángel Perera: estocada (palmas); siete pinchazos, descabellos (saludos); El Capea: pinchazo, estocada contraria, descabello (vuelta); media estocada caída, descabello (saludos). Plaza de Valladolid, 6 de septiembre. 4ª de feria. Algo menos de media entrada.

Miguel Ángel Perera tampoco encontró forma de acoplar su arte capotero a la raspa que le tocó por primero. Declarada la raspa inválida mediada la lidia, el diestro largó faena de 200 pases entre los gritos de "¡mátale!". En su segundo estuvo más entonado, pero a la moda actual. El Capea, expoliado desde el principio por paisanos venidos de Salamanca, tiró de casta dinástica para calentar al personal. Esto suplió desajuste y enganchones, pero no le libró de una espectacular voltereta sin consecuencias.

El Cid

Por otra parte, el torero Manuel Jesús El Cid, que resultó cogido el pasado domingo en la plaza de Mérida, comenzó ayer los ejercicios de rehabilitación, según manifestó a Efe uno de sus apoderados, Manuel Tornay, "con la obsesión de reaparecer el próximo sábado en Ronda". Tornay dijo ayer que "la decisión no se tomará hasta dentro de cuarenta y ocho horas, siempre de acuerdo a la evolución que siga el torero en su recuperación y valorada por el doctor Angel Villamor que le atiende".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana