Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
PROFESORES INNOVADORES

Alumnos de cuatro centros aprenden en red con el Proyecto Hormiga

El Proyecto Hormiga es "e-learning puro y duro. Grupos de ocho alumnos (dos por centro) de cuatro colegios de primaria del pueblo granadino de Motril trabajan en los mismos proyectos escolares a través de Internet, sea sobre el clima, los parques del pueblo, la elaboración de una revista o el IV centenario del Quijote". Así lo explica Daniel Sánchez Vázquez, uno de los maestros artífices de la iniciativa. El Proyecto Hormiga nació en 2003 con un reto: demostrar que el trabajo colaborativo en red y el sistema educativo español son compatibles. Pese a las dificultades y los escasos recursos económicos recibidos, el Proyecto Hormiga ha triunfado y continúa abierto para todos aquellos colegios que deseen participar. Su página ofrece unidades didácticas, software y recursos educativos. También cuenta con una sala de profesores para que éstos saquen provecho de las herramientas informáticas en el aula.

Con cuatro duros de la Junta de Andalucía, Juan Pedro Castilla, Alfonso Cortés, Carlos Remacho, Antonio Segura, Fernando Gómez y Daniel Sánchez, cinco maestros y un profesor de tres colegios y un instituto de Motril (Granada) pusieron en marcha el Proyecto Hormiga, un entorno de aprendizaje en red para estudiantes de primaria.

El primero reto fue montar la infraestructura (servidor, foros, videoconferencia...). Después llegaron los problemas: "Es difícil establecer relaciones entre varios centros. Cuando unos alumnos están en clase, otros tienen patio. Sin embargo, prosigue este maestro de 48 años, "cuando se superan las dificultades, descubres que los alumnos construyen sus aprendizajes con otros colegiales y se enriquecen mutuamente. Obviamente, su uso comporta la revisión de la práctica pedagógica".

Sánchez cree que la tecnología permite prescindir de la educación memorística. Se trata de "enseñar a aprender lúdicamente y eso no es fácil de resolver si, además, tienes que estar continuamente aprendiendo cosas nuevas. Ahora, por ejemplo, la moda son los blogs". La página de Proyecto Hormiga ofrece unidades didácticas, recursos y software educativos y una sala de profesores con recursos de ayuda para "aquellos que todavía temen a las TIC".

No es la única aventura del colectivo, que se reúne periódicamente para intercambiar experiencias. "La colaboración redunda en la calidad de los contenidos creados. Pero eso ocurre cuando tienes el gusanillo de la informática dentro porque en nuestro caso, lo hacemos por amor al arte. Hubo un tiempo en que nos costaba dinero. Ahora ya no. Hoy, con poco dinero puedes hacer cosas muy creativas por la educación".

Hace cinco años, por ejemplo, Sánchez y Cortés aprovecharon que las empresas desechaban sus equipos por el efecto 2000 para reutilizarlos en su colegio, el Príncipe Felipe. "Compramos 12, dos por aula, a 5.000 pesetas" y consiguieron otros 250 para los padres. Además, con el dinero del premio a la mejor web escolar de la Junta, que también crearon ellos, montaron el aula con acceso a Internet. "Enseñamos a los niños a manejar las herramientas básicas y a navegar".

Hoy, el Príncipe Felipe se ha convertido en centro TIC y DIC; es decir que este año toda la comunidad escolar estará conectada: las aulas de los niños, los profesores, la biblioteca y la administración. Incluso los padres sabrán las notas de sus hijos o pedirán cita por red.

PROYECTO HORMIGA: www.proyectohormiga.org

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de septiembre de 2005