Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
INVESTIGACIÓN

Microsoft desarrolla la tecnología P2P para distribuir contenidos de vídeo

Avalanche es un sistema pensado para la distribución de grandes archivos y para empresas - El ingeniero español Pablo Rodríguez, que trabaja en el centro de Cambridge, es el autor del proyecto

La gran bestia de Internet, las redes P2P en las que se intercambian libremente y gratis todo tipo de contenidos, desde películas a música, pasando por software, libros, etcétera, puede acabar convirtiéndose en un aliado perfecto de quienes hasta ahora han denostado esta tecnología.

Las empresas respetables comienzan a interesarse y a flirtear con sistemas de redes P2P con vistas a usarlos como plataformas de distribución de contenidos. El mismo Microsoft desarrolla en su centro de investigación de Cambridge (Reino Unido) un sistema del tipo peer-to-peer (P2P) pensado para distribuir grandes archivos. El autor de este sistema, al que han bautizado como Avalanche, es un ingeniero español llamado Pablo Rodríguez, que recaló hace un par de años en el centro.

Avalanche es un sistema pensado para la distribución de grandes archivos como vídeos, por ejemplo. La idea surge de la necesidad manifiesta de muchas empresas de optimizar la distribución de grandes cantidades de datos. Un ejemplo es la misma Microsoft, cuando los servidores de la empresa deben mandar a miles de ordenadores parches de seguridad, lo que implica una gran demanda de ancho de banda repentinamente.

El secreto de la fragmentación

Como otras redes P2P, el sistema de Avalanche rompe en pequeños pedazos un determinado archivo. Cuando un internauta quiere obtener un archivo determinado, una película, un programa, etcétera, descarga pequeños fragmentos de otros usuarios diferentes.

El secreto de Avalanche es la forma como se fragmentan los archivos, de manera que un usuario puede recomponer el archivo original a partir de menos fragmentos de los que serían necesario en una red convencional, según explica Pablo Rodríguez.

A diferencia de otras redes P2P, los contenidos de Avalanche están encriptados para evitar que puedan ser copiados. Este es uno de los aspectos fundamentales de una red de este tipo, cuenta Rodríguez. La encriptación es imprescindible para convencer a las empresas de que distribuyan los contenidos de su propiedad como, por ejemplo, películas.

"Compañías de televisión como la BBC podrían usarlo para distribuir sus contenidos", dice Rodríguez, un asturiano afable que vivió en EE UU la fiebre tecnológica mientras trabajaba para Inktomi; después recaló en centros de investigación de las telefónicas y finalmente investiga para Microsoft en el centro que la compañía tiene en Cambridge. Es un instituto en medio de la campiña, donde trabajan 75 científicos en áreas como la interacción humana con computadores, las redes o el tratamiento de la imagen. Es uno de los seis centros que la empresas de Bill Gates tiene repartidos por todo el mundo: tres en EE UU, uno en China y otro en India.

Comparado con Bit Torrent, Avalanche es un 20% más efectivo, y además evita algunos problemas que surgen en las redes P2P convencionales para acabar las descargas.

Cuando Bram Cohen, desarrollador de Bit Torrent supo hace unas semanas de Avalanche y de las comparaciones que se habían hecho con su red llamó vaporware (humo) a la tecnología de Microsoft y escribió hecho un basilisco en su blog: "No es más que un conjunto de algoritmos".

Los investigadores académicos llevaban más de una década estudiando sistemas distribuidos cuando un Shawn Fanning que entonces contaba con 19 años fundó Napster y le dejó con un palmo en las narices.

Seis años hace de aquello y ahora las empresas asentadas comienzan a interesarse y flirtear con la tecnología de las redes P2P para usarlas como sistema de distribución de contenidos.

La idea de que televisiones usen sistemas P2P para distribuir sus contenidos no es descabellada. La televisión pública estadounidense va a difundir a partir de septiembre los episodios de una serie llamada Nerd TV usando para ello Bit Torrent, y hay ya algunas empresas de videojuegos y de software libre que usan Bit Torrent para distribuir su software.

Todavía en periodo de desarrollo, el sistema podría estar disponible a principios del año próximo para ser usado, aunque de momento, Microsoft no dice si la tecnología se incluirá en alguno de sus productos próximamente.

En cualquier caso, parece que las redes P2P comienzan a tentar a las mismas empresas que hasta ahora las han atemorizado y demonizado.

CENTRO MICROSOFT CAMBRIDGE: www.research.microsoft.com SNOCAP: www.snocap.com/ MASHBOXX: www.mashboxx.com/

De los tribunales a los negocios

Algo serio se cuece en torno a las redes P2P cuando el fundador de la primera de estas redes, Shawn Fanning, creador de Napster, se embarca en el desarrollo de una tecnología para gestionar las canciones que se pueden descargar y obligar a pagar a los usuarios por ello. Eso es lo que hace el sistema desarrollado por Snocap, una empresa cofundada por Fanning que ha creado una plataforma para licenciar contenidos. A través de marcas de agua en las canciones es posible identificar cada una de las descargas y cobrar a los usuarios por ellas.

Mashboxx es una de las primeras redes que va a usar esta tecnología. La empresa ha sido fundada por Wayne Rosso, el que fuera jefe de Grokster y de Optisof, empresa española creada por Pablo Soto, responsable de Blubster y Piolet. Mashboxx ha firmado un acuerdo con EMI-BMG para que sus clientes puedan descargar su música. Su funcionamiento es así: cuando un internauta intenta descargar una canción de cualquiera de las redes P2P usando Mashboxx, el sistema de Snocap identifica la canción de la que se trata y desde sus servidores centrales envía una copia autorizada por la que el aficionado debe pagar. "Si puede ser económicamente viable es algo que está todavía en el aire", confesaba un directivo de Vivendi Universal al diario Los Angeles Times al referirse a Mashboxx, que actualmente se encuentra en fase de pruebas, según informa en su página.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de septiembre de 2005

Más información