ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 19 de agosto de 2005
LA RETIRADA DE GAZA

Los presagios apocalípticos no se cumplieron en Neve Dekalim

La sinagoga se convirtió en el último reducto de la resistencia de los colonos en Neve Dekalim. Pero ni siquiera Dios pudo cambiar la suerte de un final anunciado.

El paisaje de un asentamiento evacuado por la fuerza recuerda al que deja la deportación masiva de los habitantes de un territorio ocupado. Montones de basura en las calles, docenas de soldados dormitando frente a las casas desalojadas, un carrito de bebé volcado o una bicicleta abandonada en el jardín, un cartón de leche y un bote de mermelada esperando en la mesa. Neve Dekalim se quedaba ayer desolado. Sólo una de cada cinco familias resistía por la mañana en sus casas. La mayoría recibió a los soldados y se avino a sus plazos para acabar la mudanza antes de ser sacados a la fuerza.

Pero otros, como el matrimonio Cohen y sus 11 hijos, residentes en la colonia desde hace 24 años, se atrincheraron con las puertas cerradas. Una treintena de soldados y policías les dieron un último aviso con un megáfono antes de derribar la puerta. Dentro todos lloraban y rezaban. Imploraban quedarse en su casa. "Vais a dejar a mi hijo en la calle, ¿no os da vergüenza?", gritaba la madre levantando en brazos a un bebé. "Hoy sois criminales, pero mañana seréis víctimas del premio que Sharon está dando a terroristas", le decía a los soldados el amigo de la familia, Akiba Yosevik, que también era evacuado. "Estas personas han sido los pioneros del sionismo, los héroes del Estado, y mira cómo han acabado, expulsados a rastras de sus casas".

Casas ardiendo

Antes de que las fuerzas de seguridad entraran en la sinagoga de Neve Dekalim, el cielo se cubría de nubarrones. Tres casas incendiadas por los colonos ardían simultáneamente. Parecía el presagio de un final apocalíptico. En el templo aguardaban cerca de 700 personas, según el portavoz militar Ari Gottesman. La mayoría, procedentes de los asentamientos de Cisjordania, que están considerados como los más radicales. "El señor no abandona a su pueblo y no dejará que desaparezca su nación", cantaban a coro antes del inicio de la evacuación. Miles de soldados y policías tenían acordonada la sinagoga desde el amanecer. Por megafonía sonaban las alarmas: hombres y mujeres se atrincheraban en salas separadas.

Uno a uno, el Ejército iba sacando a los cientos de colonos de la sinagoga de Neve Dekalim. Caía el baluarte de la resistencia de los colonos en Gaza. "La contención que se ha visto por las dos partes durante todo el proceso es admirable si se tiene en cuenta que nadie ha utilizado un arma a pesar de que se les ha desalojado de sus casas", decía el portavoz militar, Ari Gottesman. Los presagios apocalípticos, tantas veces repetidos durante las pasadas semanas, quedaban al final en nada.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana