ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 4 de julio de 2005
Reportaje:

Más turistas pero menos rentables

España batirá este año el récord de turistas, con 55 millones, aunque los extranjeros gastan cada vez menos

España ha perdido el monopolio del sol y playa ante la pujanza de los destinos del Mediterráneo oriental y del Caribe. Pero después de tres veranos de malas perspectivas, el optimismo vuelve al sector hotelero. De golpe, el modelo tradicional de sol y playa deja de estar "caduco" o "agotado", como se ha repetido incesantemente desde 2002. "2005 puede ser el año de la recuperación", con cifras de ocupación en torno al 90% en verano, según el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos, (Cehat), José Guillermo Díaz Montañés.

Vuelve el optimismo, pero con muchos matices. Las expectativas de ocupación de cara al verano son buenas, aunque con menor rentabilidad. Por dos razones fundamentales: el retroceso de los ingresos por turista -una constante desde 1999- y la caída de los precios de los hoteles. La principal preocupación es, pues, la rentabilidad.

En las zonas vacacionales, los destinos clásicos del turismo nacional no van a tener problemas, ni de tasas de ocupación ni de caída de la rentabilidad. "Otra cosa son las áreas especializadas en el turismo internacional, en especial del procedente del norte de Europa -de la Costa Brava a los archipiélagos, por ejemplo-, que están notando la oferta del Caribe y el Mediterráneo y también la caída de precios para hacer frente a esa competencia", asegura Christophe de Bruyn, socio director de la consultora Mazars.

España batirá este año el récord de turistas, con 55 millones de personas. Pero esa cifra no es necesariamente algo positivo. Baleares alcanzará los 12 millones de visitantes, una "mala noticia", en opinión de los socialistas de la comunidad, que responde a una "disminución de la calidad y a las ofertas de todo incluido y a la construcción de segundas residencias". José Manuel Maciñeiras, presidente de la Asociación de Empresas de Agencias de Viajes Españolas (Aedave), aboga por "ajustar las tarifas, pero no caer en la tentación de competir en precios con los destinos emergentes, que no tienen la calidad ni la oferta complementaria del sector en España".

Para Díaz Montañés, los precios por habitación se mantienen respecto al pasado año, pese a que se sigue utilizando la fórmula de ofertas de última hora. Pero ese "no incremento en las tarifas" que aducen las estadísticas de la patronal hotelera es en realidad un retroceso, si se tiene en cuenta la inflación. El secretario general de Turismo, Raimon Martínez, ha solicitado en reiteradas ocasiones a los hoteleros que no bajen los precios, pese a que el Instituto Nacional de Estadística constata recortes en los hoteles de cuatro y cinco estrellas. La rentabilidad de los hoteles españoles en el primer semestre cayó en un 47% de los casos, según una encuesta de Cehat.

El verano pinta bien. El primer semestre -ya cerrado- ha sido positivo, pero la gran incógnita para evaluar el conjunto del año es el comportamiento de los meses de septiembre y octubre, "esenciales para comprobar si verdaderamente el sector se está desestacionalizando", sostiene el presidente de Cehat.

¿Tasa turística en Barcelona?

El sector turístico se enfrenta cada verano a la incertidumbre de salvar el año -julio y agosto concentran dos tercios del negocio anual- y a las iniciativas de las zonas más dinámicas para no perder comba. El Ayuntamiento de Barcelona no ha faltado a la cita este año con la tasa turística, una propuesta que el Consistorio ha lanzado varias veces en los últimos años con el rechazo frontal de los hoteleros.

Un estudio del Consistorio presentado esta semana recomienda la implantación de una doble tasa: un euro por pernoctación hotelera más una cantidad fija para el resto de actividades turísticas, desde alojamientos de otro tipo a establecimientos de oferta cultural y lúdica.

El objetivo del estudio -elaborado por la escuela de negocios Esade- es corresponsabilizar a los turistas en la financiación de los servicios públicos, justificar ante los residentes los problemas que genera la presión turística e invertir los fondos en promoción y en nuevos productos turísticos con el consenso de todo el sector.

Una playa de Salou, atestada de veraneantes. / JOSEP LLUÍS SELLART

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana