ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 26 de junio de 2005

Un libro analiza el estado de los derechos humanos en Marruecos

¿Se encamina Marruecos hacia la democracia? La respuesta de Fouad Abdelmounmi, de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), es contundente: no. Abdelmounmi ha participado en un debate sobre la actual situación política de su país celebrado en Barcelona en el Instituto Europeo del Mediterráneo. El acto se convocó para presentar el libro El jardín secreto. Los defensores de los derechos humanos en Marruecos (Catarata), de Laura Feliu, profesora de Relaciones Internacionales en la Universidad Autónoma de Barcelona.

"Se han realizado avances en el ámbito de los derechos humanos, pero no se puede afirmar que Marruecos esté impulsando un proceso democrático", afirmó Feliu. "Lo esencial de la evolución marroquí se dio entre 1989 y 1995, tras la caída del muro de Berlín. El rey Hassan II perdió entonces un valor muy importante. Ya no era el policía de Occidente para una gran parte de África", recordó Abdelmounmi. A su juicio, el estancamiento marroquí continuará durante mucho tiempo por la debilidad de la sociedad civil, que interiorizó el terror desplegado durante los años del plomo. "El objetivo del régimen era prohibir que se cuestionase la figura del rey. Aprendieron a no confiar jamás en el Estado".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana