Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Martínez y Ochoa filman el proceso creativo del grupo Polar

Cinema Jove mantiene su alto nivel con 'Pusher II'

La única representación valenciana en la sección oficial de Cinema Jove, el documental Polar: Home, de Pau Martínez y Gabriel Ochoa, irrumpió ayer en el certamen con el ritmo pausado del grupo que retrata en su metraje. El filme de Martínez y Ochoa, que no entra en competición, compartió protagonismo con Pusher II-With Blood on my Hands, del danés Nicolas Winding Refn, una durísima película sobre perdedores que confirma el talento de uno de los grandes cineastas jóvenes europeos.

Nueve meses de convivencia con el grupo Polar han servido a Pau Martínez y Gabriel Ochoa para trazar un retrato singular sobre el proceso creativo de esta banda, cuyas canciones "tienen un ritmo muy peculiar, pues comienzan muy tranquilas y poco a poco van creciendo", según explica Martínez. Es el mismo ritmo que tiene un documental que se introduce en las vidas de los componentes del grupo, como si fuera un intruso, y acaba integrándose en su dinámica diaria para poner en imágenes algo tan poco tangible como el nacimiento de la música. Polar: Home comienza casi como uno de esos programas de televisión-basura que reflejan la vida en directo, y hasta la violoncelista del grupo lo cree cuando descubre una de las cámaras, para derivar en un documento único, en el que el punto de vista pierde su condición de molesto para convertirse en un elemento más de la vida del conjunto, que explica el porqué de la música de Polar.

Martínez y Ochoa presentaron anoche su película, que pese a estar integrada en la sección oficial, no entra en el concurso para obtener la Luna de Valencia al mejor largometraje.

La competición reafirmó el buen arranque de la jornada inaugural con la proyección de Pusher II-With Blood on my Hands, cuarto filme del danés Nicolas Winding Refn, un cineasta que representa la punta de lanza del otro cine que se hace en el país nórdico, alejado de los presupuestos del Dogma.

De hecho, Refn sorprendió a todo el mundo, hace ahora ocho años, en su debut con la demoledora Pusher, una bofetada violenta a la cara del cine de acción. Pusher II sigue el camino de aquella revelación al mostrar el rostro menos amable de la marginalidad, el del perdedor representado por su protagonista, en una cinta valiente y sin concesiones, con el espíritu de una tragedia griega, donde se mezclan la necesidad de redención, el papel de la amistad o la asunción de responsabilidades familiares. Y ese cóctel lo maneja Nicolas Winding Refn con una insólita solvencia, distanciándose de sus personajes y aportando un tono irónico que provoca esa sonrisa que, poco a poco, queda helada en la cara del espectador.

Cinema Jove proyecta a partir de hoy ocho documentales con trabajos fílmicos que tienen como protagonistas a David Bowie, The Clash y Sex Pistols y grupos nacionales de rock duro como Obús y Barón Rojo. El ciclo Rockumentales se proyectará en la sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) hasta el jueves.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de junio de 2005