ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 28 de mayo de 2005
MI AVENTURA | ESCAPADAS

Viena en los lienzos

GRACIAS A El Viajero, mi marido y yo hemos realizado un viaje maravilloso. Leímos en el suplemento que se celebraba, en tres museos de Viena, una exposición dedicada a Rubens, con un centenar de pinturas. Buscamos unos días libres y allí nos fuimos.

Las entradas a la exposición de Rubens permitían ver, además, el resto de los correspondientes museos. Pudimos admirar pinturas de Cranach, Durero, Brueghel, El Bosco o Van Dick. En el Museo del Príncipe de Liechtenstein, que está en un palacio de su propiedad, uno no sabía qué admirar más, si sus tesoros artísticos, incluidas las esculturas de Canova, o los impresionantes salones.

Viena es una capital bien cuidada, con multitud de palacios y de bellos edificios que, con todo respeto a su república, parece pedir un emperador que la recorra en un coche de caballos. Pese al frío, nos dedicamos a caminar por sus calles, jardines, plazas y demás museos, entre ellos el Albertina, donde había una exposición maravillosa de Chagall, y el Belvedere, con Klimt. Para los aficionados al modernismo queda una visita a la Karts Platz y al edificio de la Secesión, donde están los murales de Klimt sobre la Novena sinfonía de Beethoven, desgraciadamente sin acabar. No podíamos faltar al café Sacher para tomar, además de un café vienés, la clásica tarta, con casi 200 años de tradición, profusamente imitada.

Si se deciden a visitar Viena, no dejen de asomarse al Danubio. Si lo ven azul, como en el vals de Strauss, será prueba de que aún conservan la imaginación y el romanticismo de su juventud.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana