ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 19 de abril de 2005

Fuentes cree que las dudas de Cervantes son la mejor arma contra el dogmatismo

El escritor habla de Faulkner y el Quijote en una conferencia en la Biblioteca Nacional

El escritor Carlos Fuentes trazó ayer las similitudes y diferencias entre Faulkner y Miguel de Cervantes en su conferencia William Faulkner, un Quijote trágico, dentro del ciclo Visiones del Quijote que organiza la Biblioteca Nacional. Fuentes comparó la modernidad y las revoluciones literarias de Cervantes (cómica) y Faulkner (trágica) y, de paso, lanzó alguna andanada contra Bush: "Si el Quijote conociera a ese gran defensor de certezas, se moriría de risa". El autor mexicano será investido mañana doctor honoris causa por la Universidad de Castilla-La Mancha.

Carlos Fuentes explicó que la similitud entre Faulkner y Cervantes radica en que ambos revolucionaron el género narrativo, el primero con la "recuperación del espíritu trágico en un país maniqueo que divide al mundo en buenos y malos", y el segundo con la introducción del "modo cómico como forma de encarar las vicisitudes de una época dogmática".

"Todas las novelas tienen una vena quijotesca", dijo Fuentes. "Cervantes inaugura la novela moderna con El Quijote porque incluye y mezcla todos los géneros establecidos y reivindica el poder de la imaginación, de los sueños, incluso el de los fracasos. Es la gran afirmación del yo, de la individualidad como manera de afrontar las adversidades y las incertidumbres. Frente a la intolerancia y los dogmatismos, Cervantes arroja la duda. Quijote habla de modo épico. Sancho habla de manera picaresca. Eso revoluciona la novela e inaugura la modernidad narrativa".

La vanguardia y la vigencia de Faulkner son de signo distinto: "Disiente de ese maniqueísmo tan estadounidense para recordarles a sus compatriotas que la tragedia también existe. Cervantes es un reformista disfrazado. Faulkner se atreve a hacer una cosa similar: recupera el espíritu trágico perdido desde el cristianismo, reintroduce el clasicismo trágico, restituye la tierra".

Según Fuentes, premio Cervantes en 1987 y Príncipe de Asturias de las Letras en 1994, "la complejidad del Quijote es inmensa, por eso lleva 400 años cabalgando". Y su vitalidad universal se debe "a que nos habla de otras razas, otras latitudes, y a que representa la condición humana en un grado muy alto".

Para el autor de La muerte de Artemio Cruz, la mejor celebración del IV Centenario sería conseguir aumentar el "caudal de lectores" del Quijote, quizá la obra más influyente en la literatura moderna, según se aprecia "en autores tan diferentes como Milan Kundera o Lawrence Sterne y en estudiosos como Martín de Riquer o Francisco Rico".

El escritor mexicano, que se mostró feliz por recibir, mañana en Ciudad Real, el doctorado honoris causa por la Universidad de Castilla-La Mancha, recordó además que los regímenes autoritarios lo primero que hacen es encarcelar a escritores y prohibir sus libros. "Una sociedad sin imaginación va a la deriva", agregó.

Fuentes se mostró reacio a hablar de política "porque acapara los titulares periodísticos", pero reconoció su simpatía por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y destacó el "cambio de atmósfera" que se ha vivido en España en este último año.

El ciclo Visiones del Quijote, que comenzó en la Biblioteca Nacional el pasado día 12 con la conferencia de Juan Goytisolo, proseguirá en mayo con charlas de Gonzalo Rojas, Virgilio Zapatero, Francisco Rico y Nélida Piñón.

Carlos Fuentes. / CONSUELO BAUTISTA

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana