Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Sebastián publica una novela intimista sobre intrigas políticas

Javier Sebastián (Zaragoza, 1962), que se autodefine como un escritor minoritario, llega al mundo de las grandes editoriales con su última novela, Veinte semanas (Espasa). Se trata de una historia que gira en torno a la mentira y el pasado desconocido de los padres del protagonista. "Muchos han considerado la novela como un thriller político, pero se trata más de un libro sobre la identidad", explica el autor.

La historia describe una serie de crímenes políticos y tramas de espionaje en la Guinea Ecuatorial de los años sesenta, y se centra en las investigaciones de la periodista Fátima Morea para descubrir por qué el cadáver de su padre aparece abandonado en la playa de Rosas, en Girona. Sus investigaciones transcurren en 20 semanas, el tiempo que da título a la obra. El libro comienza con un grupo de ancianos jugando a la petanca. "Me resulta curioso ver a tanta gente mayor tan apacible, pero muchos de esos jubilados han vivido una serie de episodios escalofriantes, como la Guerra Civil", afirma el autor.

El escritor también escudriña en las emociones y sentimientos femeninos. En el pasado de Carmen, la madre de Fátima, se esconde una historia de amor adúltero en Carpentras, un pueblo del sur de Francia. En el mismo pueblo, el autor imagina que los militares españoles han montado un laboratorio donde se fabrica el "talio", una sustancia que mata sin dejar huella. Los servicios de inteligencia de Guinea lo utilizan para eliminar a los enemigos políticos del régimen durante la dictadura de Macías.

Sebastián opina que todos los países tienen un terrible pasado colonial que esconder, "principalmente España y Francia". Sobre las mentiras políticas dice: "La gente ya está cansada, sólo hay que recordar las consecuencias de las mentiras del PP en el 11-M".

Veinte semanas recoge también referencias de historias y personajes reales, como la del general francés Paul Aussaresses: "Me quedé muy impresionado cuando leí un reportaje sobre Aussaresses, donde éste defendía las torturas y asesinatos cometidos por el Ejército francés durante la guerra de la independencia de Argelia". Para el autor de El hombre constante (DVD Ediciones, 1998), "la realidad siempre superará a la ficción".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de marzo de 2005