ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 1 de marzo de 2005

Un brote de legionela en un hospital de Barcelona afecta a seis enfermos de cáncer

Un paciente con metástasis murió un día después de que se le diagnosticase la infección

/ L'Hospitalet / Barcelona 1 MAR 2005

El departamento de Salud de la Generalitat confirmó ayer seis casos de legionela en pacientes de cáncer en el hospital Duran i Reynals de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona). La causa más probable del brote es la presencia de la bacteria en la red de agua sanitaria. El primer contagio fue confirmado el pasado viernes. Al día siguiente falleció uno de los infectados, un hombre de 41 años con metástasis cerebral. El director de Salud Pública, Antoni Plasencia, señaló que los afectados son enfermos con las defensas disminuidas.

El director general de Salud Pública señaló que es difícil determinar si la muerte del paciente de 41 años se debió a la legionela o al cáncer muy avanzado que sufría. El resto de pacientes se encuentran "clínicamente estables", según informó Salud.

Durante todo el fin de semana, responsables sanitarios han desinfectado las duchas y los mangos de los grifos del hospital Duran i Reynals, un centro oncológico de referencia adscrito a la ciudad sanitaria de Bellvitge. "Lo más probable es que la bacteria se haya propagado a través del agua sanitaria. Los afectados la habrían inhalado en el momento de la ducha o la higiene personal", explicó ayer Plasencia, que no descarta que aparezcan más casos ya que el periodo de incubación de la legionela es de 2 a 10 días. Plasencia subrayó, sin embargo, que el riesgo de nuevas infecciones ha quedado neutralizado.

La dirección del hospital contactará con más de un centenar de pacientes dados de alta entre los días 7 y 20 de febrero para evaluar si sufren síntomas respiratorios sospechosos. El Servicio de Medicina Preventiva, Microbiología y Enfermedades Infecciosas realizó este fin de semana controles microbiológicos de los pacientes con alguna sospecha, que "resultaron positivos en cinco casos y negativos en siete más", según Salud.

En la séptima planta del hospital oncológico Duran i Reynals reinaba ayer la calma. En esa planta están ingresados unos treinta pacientes oncológicos, entre ellos los cinco infectados, que se encuentran aislados y reciben tratamiento.

El día que se detectó el brote, el pasado viernes, la dirección del centro sanitario procedió a la hipercloración y aumento de la temperatura del agua caliente, como medida preventiva, lo que provocó la sorpresa de muchos pacientes que han estado tres días sin agua caliente en sus habitaciones. "Te traían una palangana y con eso te tenías que arreglar para lavar a los enfermos", explicó ayer Francisco Robles, marido de uno de las pacientes ingresadas que no ha sido infectada por legionela. Robles ha sido testigo del trasiego que ha provocado la aparición de este brote. "Se veía movimiento, gente comprobando instalaciones de agua y tuberías pero nadie nos decía nada", afirmó. Un médico le informó ayer por la mañana de que su mujer, que lleva ingresada diez días, recibiría el alta médica provisional: "Me ha dicho que es de las pacientes de la planta que mejor está y que la envían a casa para evitar el riesgo de contagio".

Otros familiares mostraban su indignación por la falta de información de los últimos días. "Ya les hemos metido caña esta mañana a los médicos", exclamó una mujer. Ayer, desde la dirección del centro, se insistía en transmitir un mensaje de tranquilidad. "No hay ningún riesgo ni para el resto de pacientes, ni para los familiares, ni para los trabajadores, pues estamos llevando un control clínico estricto", afirmó el doctor Alberto Fernández de Sevilla, jefe del Servicios de Hematología del Oncológico, quien explicó que el aislamiento de los pacientes infectados "no es estrictamente necesario, pues el contagio de paciente a paciente es difícil, aunque se ha tomado como precaución adicional".

El responsable de servicios de Hematología también explicó que se está informando a los familiares de los pacientes de la planta poco a poco: "Se ponen nerviosos porque ven las mascarillas y los aislamientos, pero les estamos dando el mayor grado de información posible".

Sobre el estado de los pacientes infectados, Fernández de Sevilla asegura que todos son enfermos con cáncer y sometidos a procesos de quimioterapia, y, por lo tanto, enfermos graves que requieren un control, pero que en ningún caso se ha planteado su traslado a unidades de cuidados intensivos.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana