ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 6 de febrero de 2005
LA POLÍTICA EXTERIOR DE ESTADOS UNIDOS

El mundo según George W. Bush

El presidente de Estados Unidos quiere "la extensión de la libertad" para las futuras generaciones

Bush quiere "un mundo sin tiranía", como dijo en su toma de posesión, y explicó luego: "Un mundo sin tiranía es un mundo ideal, y la extensión de la libertad es importante para las futuras generaciones. Todos queremos ser libres. Quiero dirigir al mundo en ese sentido en los próximos cuatro años". El presidente volvió ayer sobre su objetivo: "Nuestro compromiso con la dignidad humana nos lleva a extender la libertad y la paz en el mundo". Hay media docena de países señalados como modelos de tiranía por la secretaria de Estado, Condoleezza Rice: Bielorrusia, Cuba, Irán, Myanmar, Corea del Norte y Zimbabue. Bush amplió la advertencia el miércoles a Siria, apretó las tuercas a Irán -aunque Rice bajó la presión el viernes- y recordó a Egipto y Arabia Saudí que deben ser ejemplos de reformas democráticas.

Debajo de la retórica idealista-intervencionista, inspirada ahora por el ex disidente ruso Natan Sharansky pero que está en la tradición de Wilson, Roosevelt, Truman, Kennedy y Johnson -todos presidentes demócratas, por cierto-, hay señales de que Bush "va a girar más hacia la escuela de pensamiento que rivaliza con los neoconservadores, la de los realistas", escribe David Ignatius en The Washington Post. Sin abandonar la audacia y la inspiración radical que le han acompañado hasta ahora, Bush se orientará hacia el pragmatismo. El miércoles, en el discurso sobre el estado de la Unión, habló más de libertad que de democracia: "EE UU no tiene derecho, ni deseo ni intención de imponer su forma de Gobierno a nadie". Por tanto, "el objetivo final de acabar con la tiranía en el mundo" se traduce en el apoyo a la democratización -Ucrania, Palestina, Irak, Afganistán-, sin que eso suponga presiones insoportables sobre Pakistán, Arabia Saudí e incluso China y Rusia. Precisamente anoche Rice se reunió con el ministro de Exteriores ruso, Sergeui Lavrov, al que reprochó la "lentitud de las reformas democráticas" en su país, aunque subrayó que Washington no tiene intención de "aislar a Rusia". "Hay que seguir el modelo de la guerra fría; tolerar alianzas con esos países para derrotar al islamismo radical y asumir que no puede haber cambios democráticos de la noche a la mañana", interpreta el periodista neoconservador de la corriente realista Charles Krauthammer.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana